La OIT ratifica la meta de acabar con las "peores formas" de trabajo infantil para 2016

  • Unos 168 millones de niños trabajan en el mundo y la mitad de ellos lo hace en condiciones de explotación.
  • La III Conferencia Global sobre Trabajo Infantil ha sido clausurada esta semana en Brasilia, la siguiente será en Argentina en 2017.
  • Diferentes voces coinciden en que "el dinero sobra" para erradicar este fenómeno.
Un niño trabajando en una fábrica de ladrillos en Lalitpur, Nepal.
Un niño trabajando en una fábrica de ladrillos en Lalitpur, Nepal.
EFE

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha ratificado la meta de erradicar las peores formas de trabajo infantil en 2016, aunque su director general, Guy Ryder, reconoció que ese objetivo de la ONU aún está "muy distante".

La reafirmación de esa meta trazada en 2010 fue plasmada en la declaración final de la III Conferencia Global sobre Trabajo Infantil, clausurada esta semana en Brasilia por Ryder y el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

Ryder alertó de que lograr ese objetivo se hace "cada día más difícil", sobre todo porque aún 168 millones de niños trabajan en el mundo y la mitad de ellos lo hace en condiciones que la OIT califica como "peores formas" de explotación, que son la esclavitud, el trabajo forzoso, la servidumbre y la explotación sexual.

No obstante, la declaración final de la conferencia sostiene que aún hay tiempo para eso, aunque subraya que es necesario "reforzar las acciones nacionales e internacionales" para dar "una respuesta específica", sobre todo en los países en desarrollo.

A la relación directa entre trabajo infantil y pobreza se refirió Lula, quien se definió a sí mismo como una víctima del "trabajo precoz" durante un emotivo discurso en el que evocó la miseria en la que transcurrió su propia niñez.

"El trabajo precoz es una experiencia por la cual pasé, movido por la necesidad de contribuir al sustento de mi familia", declaró Lula, quien citó que de niño vendió naranjas y cacahuetes, limpió zapatos y trabajó en una tintorería.

Eso fue "antes de tener 17 años", cuando como tornero mecánico consiguió empleo en una fábrica en la que perdió un dedo "trabajando de las diez de la noche a las seis de la mañana, pese a que estaba prohibido que un menor trabajase por la noche", admitió.

Recordó que sus siete hermanos también trabajaron desde niños, pero "no porque les gustaba" o porque su madre "quería", sino porque de otro modo no habría qué comer en su casa.

"Y cuando uno tiene que llevar comida a su casa, hasta pone su propia vida en juego para conseguirlo, y por eso vemos tantas niñas prostituyéndose en el mundo", subrayó Lula, quien insistió en que "el único camino para erradicar definitivamente el trabajo infantil pasa por acabar primero con el hambre y la pobreza".

"No faltan recursos, sino voluntad política"

El expresidente afirmó que "el mapa del trabajo infantil coincide rigurosamente con el mapa del hambre y la miseria", por lo que "la primera tarea" es "coordinar acciones de distribución de renta en todas las regiones más pobres de nuestro planeta".

Lula demandó un mayor compromiso de la comunidad internacional con los objetivos de la OIT y sostuvo que "no faltan recursos", sino "voluntad política".

Según el exmandatario, "la crisis económica consumió billones de dólares para ayudar a sistemas financieros irresponsables" y otros "billones de dólares se gastan en guerras alrededor del mundo" lo que, en su opinión, demuestra que "dinero sobra".

En la última de las tres jornadas del foro también se acordó reforzar la campaña Tarjeta Roja contra el Trabajo Infantil, que la OIT mantiene desde 2002, sobre todo ante la celebración del Mundial de fútbol de 2014 en Brasil.

Asimismo, se decidió que la IV Conferencia Global sobre Trabajo Infantil se celebre en 2017 en Argentina, con lo que se dará continuidad a estos encuentros que comenzaron en 1997 en Amsterdam y tuvieron su segunda edición en 2010 en La Haya.

La presidenta de la Comisión Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil en Argentina, María del Pilar Rey Méndez, declaró que "la meta ahora es llegar a la cuarta conferencia con datos mucho más optimistas" sobre el número de niños que trabajan en el mundo. "El objetivo ahora son los millones de niños que hoy trabajan en el planeta y lograr que sean muchos menos en 2017", afirmó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento