La Mesa del Parlamento vasco ha acordado este martes, con la oposición de EH Bildu, abrir diligencias para identificar al parlamentario de la coalición que el pasado jueves llamó 'fascista' al portavoz parlamentario del PP Borja Sémper durante el pleno de la Cámara vasca, lo que podría continuar con un procedimiento sancionador si, finalmente, se consigue identificar al autor.

En declaraciones a los medios de comunicación, la presidenta del Parlamento vasco, Bakartxo Tejeria (PNV), ha explicado que han acordado abrir diligencias para saber qué es lo que ocurrió en el pleno, para lo que se nombrará un instructor que llevará a cabo este trabajo, aunque ha reconocido que no existe un vídeo del momento, sino que sólo cuentan con el audio recogido por el micrófono de la tribuna en la que comparecía Semper.

El secretario primero de la Mesa, el popular Antón Damborenea, por su parte, ha destacado que, una vez identificada la persona que profirió el insulto, recibirá la sanción correspondiente, ya que se ha producido una falta de las tipificadas en el reglamento de la Cámara como es el insulto de un parlamentario a otro sin estar en la tribuna.

Según lo previsto en el artículo 120 del reglamento de la Cámara, que tipifica como infracción leve que se profieran palabras o se viertan conceptos "ofensivos al decoro de la Cámara, o de sus miembros, de las instituciones o de cualquier persona o entidad", esta infracción puede conllevar una amonestación privada o un apercibimiento por escrito, la expulsión del pleno, e incluso una suspensión temporal como parlamentario.

Aunque en la protesta del PP se identificaba al parlamentario de EH Bildu Hasier Arraiz, presidente de Sortu, como la persona que había proferido el insulto, se va a proceder a la acreditación de quién es el responsable directo de la polémica, algo que los populares esperan aclarar en el plazo de una semana.

"En este parlamentario hay mucha gente que no oye y no ve. Por lo visto, algunos miembros de la mesa no oyeron, no vieron, y no tenían muy claro quién es la persona que pronunció el insulto", ha destacado.

Damborenea ha defendido que el hecho de que hubo insulto "está claro" aunque "otra cosa es que ni siquiera sean capaces de dar la cara y decir: 'yo he insultado'". "Son unos parlamentarios que no se hacen responsables de lo que hacen en el Parlamento", ha criticado.

En rueda de prensa, el portavoz parlamentario de PSE, Jose Antonio Pastor, ha expresado su preocupación por este hecho, y ha defendido que "quien no ha subido nunca a la tribuna a defender nada, no puede utilizar su escaño como un escudo desde el que despreciar a sus rivales políticos". "El Parlamento no es un amplificador de pancartas, sino una institución donde encauzar, en su caso, lo que las pancartas proclamen", ha defendido.

En este sentido, ha advertido a la coalición que el insulto "desacredita" a todos los políticos, por lo que ha apelado a la presidenta de la Cámara para que afronte lo ocurrido, "no como una anécdota sin importancia, sino como algo que no debe volver a repetirse, por la dignidad de la institución".

Finalmente, el parlamentario de EH Bildu Dani Maeztu también ha hecho referencia en una comparecencia de prensa a esta polémica, para afirmar que para la coalición "teniendo en cuenta lo que hemos tenido que oír en la Cámara durante esta legislatura, incluso con acusaciones de delito, no sería asumible que se iniciara un expediente sancionador contra alguno de nuestros parlamentarios. "Sería una irresponsabilidad por parte de la mesa y una decisión muy poco ponderada", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Álava.