El tenista español Rafa Nadal, que no ha podido celebrar su próximo ascenso al número uno de la ATP con una victoria tras caer en la final del torneo de Pekín ante el serbio Novak Djokovic (6-3,6-4), reconoció que su rival ha estado a un nivel muy alto y que no encontró "la manera de pararle".

"No encontré la manera de pararle. Ha sido una tarde muy dura para mí. Novak no me dejó desplegar mi mejor tenis y no pude jugar un buen partido. Además, él estuvo a un nivel muy alto con su servicio", comentó el tenista balear.

"No he tenido ninguna oportunidad cuando me tocaba restar su saque. Djokovic golpeaba las bolas muy bajas y he tenido mucha dificultad para darle efecto a esas pelotas. Además, fue capaz de devolver todas las bolas que le mandaba, y cuando esto te pasa con un jugador como Novak, estás acabado. No tienes ninguna posibilidad", concluyó.