La Unión Sindical Obrera (USO) de la Región Murciana ha aplaudido la firma del convenio entre el Ayuntamiento de Murcia y Emuasa para la tramitación de bonificaciones para el pago del agua y la cuota cero de la basura para los pensionistas, pero ha exigido que dichas bonificaciones, exenciones o ayudas "se hagan extensivas además de los pensionistas a los desempleados y otros colectivos de escasos recursos que su situación no depende de su voluntariedad, para mitigar el elevado coste del IBI, que supone para ellos una carga económica insalvable".

"No nos vale la última medida mediática adoptada por el Ayuntamiento de Murcia, de que el pago del impuesto pueda ser fraccionado en 12 meses, sino que hay que ir mucho más allá, y aprobar, como ha hecho el Ayuntamiento de Málaga, un texto regulador del reglamento de ayudas al impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) a personas del municipio", ha dicho.

Este texto "establece ayudas a personas con escasos recursos, como son los pensionistas, desempleados, discapacitados, víctimas de la violencia de genero, dependientes y familias monoparentales con hijos menores a su cargo, que estén empadronados en el municipio y cuyos ingresos totales no superen el SMI multiplicado por 1,2".

A lo que añade que "no solamente estas ayudas se dan en el Ayuntamiento de Málaga, sino en la mayoría del país, con sus distintas peculiaridades, y hasta en diversos municipios de la Región, que establecen partidas fijas o abiertas en sus presupuestos anuales para los sectores más castigados por la crisis y la recesión económica".

Consulta aquí más noticias de Murcia.