El Ayuntamiento de Santander ha iniciado el derribo, de forma subsidiaria, del edificio situado en el número 3 de la calle Juan Guerrero Urreisti, al no haber sido acometido por los propietarios del inmueble tras su declaración de ruina.

Según ha informado el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, el coste de los trabajos contratados para ejecutar el derribo asciende a 41.200 euros y será repercutido a los propietarios.

El edil ha explicado que esta edificación, datada en 1940 según el catastro, presentaba un muy deficiente estado de conservación. Así, ha señalado que la fachada del edificio, que consta de planta baja y dos alturas, con una superficie construida de 189 m2 por planta, presentaba numerosos desprendimientos, grietas y abombamientos importantes con pérdida de verticalidad.

Los balcones, aleros y el resto de los elementos exteriores también presentaban "un pésimo estado de conservación, observándose la caída de numerosos elementos de madera y hormigón, así como pudriciones y deterioros importantes en la estructura de esos elementos", explica el concejal en un comunicado de prensa.

También se ha refirido al deficiente estado de conservación de la cubierta, en la que se apreciaron abombamientos, vegetación acumulada, filtraciones en varias estancias, así como numerosas tejas rotas y movidas, con riesgo de caída sobre la zona perimetral y la vía pública.

Por último, las viviendas en las que se distribuye el edificio se encuentran desocupadas y "con signos de haber sido ocupadas por personas no autorizadas, ya que son evidentes los destrozos generalizados de tabiques, instalaciones y sanitarios".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.