La Policía Nacional ha detenido a dos jóvenes de 24 y 27 años, IF.B.NG. y MA.P.M., como presuntos autores de un delito de hurto ocurrido el pasado 31 de julio en una cafetería de la calle Burgos de Santander, de la que ambos eran empleados, y donde sustrajeron al descuido a una mujer que desayunaba en la terraza un teléfono móvil valorado en 800 euros.

Los detenidos carecían de antecedentes y quedaron en libertad tras declarar en dependencias policiales, hasta que sean requeridos por el juez.

A las 12 horas del día 31 de julio pasado, una mujer denunciaba la sustracción de su teléfono móvil de última generación, valorado en 800 euros, que se encontraba depositado encima de la mesa en la que desayunaba junto a una amiga, en una cafetería de la calle Burgos.

Gestiones de la Policía Judicial llevaron a la identificación de IF.B.NG, que fue detenido el día 25 y que declaró haber comprado el teléfono por 300 euros a un compañero de trabajo que lo había encontrado en el tren.

Dos días después fue detenido MA.P.M, que dijo haber encontrado el terminal en el suelo de la terraza, tras marcharse dos clientas, que le habían preguntado por él y a las que dijo no haberlo visto.

También declaró que no pensó que el teléfono hallado era por el que preguntaban las mujeres y se lo quedó, vendiéndoselo días después a su compañero, según informa la Policía Nacional en nota de prensa.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.