La Federación de Sanidad y Sectores Socio-Sanitarios de Comisiones Obreras en Castilla y León ha criticado los cierres de plantas hospitalarias mientras se "disparan" las listas de espera y ha cifrado en más de 200 las camas clausuradas y en 300 los puestos de trabajo menos —mayoritariamente enfermeras— en los hospitales de la Comunidad.

El sindicato, en un comunicado recogido por Europa Press, ha censurado que mientras la Consejería de Sanidad "pregona a los cuatro vientos" su compromiso con la "sanidad pública, gratuita y universal, no deja de dar pasos en sentido contrario".

En este sentido, CC.OO ha asegurado que a los diferentes "repagos" se suma ahora el cierre de plantas y camas hospitalarias que "con carácter permanente" se lleva a cabo en la Comunidad, "que no se explica desde la Consejería justificando algún motivo, como ahorro o baja utilización de estos recursos".

A juicio del sindicato, el cierre de plantas "conlleva la destrucción progresiva de puestos de trabajo y, en consecuencia, el empeoramiento de las listas de espera".

Además, ha advertido de que ese cierre que se produce antes de decidir las plantillas orgánicas y "tiene como finalidad únicamente recortar todavía más el número de sanitarios necesarios para llevar a cabo la asistencia sanitaria con la excusa del número de camas existentes", pero ha añadido que esa disminución de camas y trabajadores "lleva necesariamente" a un incremento de las listas de espera "incompatible" con una asistencia "digna y de calidad".

Aumento de las listas

En este contexto, ha criticado que mientras que Sacyl cierra camas y despide trabajadores o amortiza plazas por jubilación, al mismo tiempo realiza contrataciones con dinero público por valor de 12 millones de euros para luchar contra las listas de espera, "obteniendo como resultado no obstante que las mismas continúan incrementándose".

Comisiones considera que "sin duda se trata de procedimientos poco razonables, sin resultados prácticos y generan gastos innecesarios en un contexto en el que prima la optimización máxima de los recursos existentes".

El sindicato ha concretado que se han cerrado al menos 253 camas de once plantas, que afectan a más de 300 trabajadores (la mitad enfermeras) de servicios como Medicina Interna, Cirugía, Traumatología, Ginecología, Unidad de Convalecencia, Unidad de Preingreso, Convalecencia Psiquiátrica, Desintoxicación Hospitalaria, Hematología, Oncología, Nefrología, Neumología, Urología, Cuidados Paliativos y Cirugía Plástica. A ello suman la Unidad de Braquiterapia de León para el tratamiento del cáncer, "dotada por completo sin que se haya puesto en marcha en ningún momento".

"La cruda realidad desmiente una vez más las afirmaciones de la Consejería de Sanidad, cuyas actuaciones están encaminadas a empujar poco a poco a que los pacientes tengan que acudir a la sanidad privada si no quieren arriesgar su salud por falta de espacio en la sanidad pública", ha asegurado CC.OO.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.