El presidente provincial del PP de Cádiz, Antonio Sanz, ha asegurado que las cuentas del PP "están auditadas por el Tribunal de Cuentas y, por tanto, son claras", advirtiendo de que no va a permitir que se siembren "sombras de sospecha respecto a las cuentas del partido en ningún sitio", lo que incluye a Sanlúcar de Barrameda.

Así lo ha expresado Sanz al ser preguntado sobre las supuestas irregularidades en la contabilidad del PP de Sanlúcar del año 2007 a las que aludía esta semana el expresidente del PP sanluqueño Miguel Ángel Lara, quien este lunes pedía la baja como afiliado de un partido en el que había "dejado de creer".

El dirigente 'popular' ha rechazado "entrar en debate con exmilitantes", incidiendo en que el PP se reserva las "acciones legales obligatorias en defensa del buen nombre del partido" contra Lara, quien opina que "en una rabieta —después de que se haya designado a la parlamentaria andaluza Ana Mestre candidata a la Alcaldía de Sanlúcar— ha reaccionado a través de la mentira".

Por otro lado, preguntado por la situación económica del partido en Sanlúcar, que, según Lara, acumulaba una deuda de "27.000 euros de alquiler" de la sede y que tiene cortado el teléfono y el Internet "por impago", Sanz reconoce que no conoce si existen deudas, argumentando al mismo tiempo que es habitual que la mayoría de las sedes, sea del partido que sean, tengan deudas en estos "complicados" momentos.

Entre otros condicionantes de esas dificultades a las que apunta, Sanz cita que "los ayuntamientos no pagan las subvenciones a los grupos municipales", con lo que en principio "no es una cuestión de mala gestión".

En todo caso, recuerda que la persona que ha aludido a dichas deudas —por Lara— ha estado gestionando el partido en Sanlúcar "durante un año prácticamente" y, por tanto, "si hay deudas tendrá también que responder de su gestión" durante ese tiempo.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.