Un total de 128 parroquias gallegas —de las 3.792 que tiene la comunidad— han concentrado en torno a 975 fuegos este verano, un tercio de todos los incendios forestales registrados del 1 de julio al 26 de septiembre en Galicia (van 2.927).

Este dato, destacado por el secretario xeral de Medio Rural e Montes, Tomás Fernández-Couto, en la comisión de agricultura, alimentación, ganadería y montes del Parlamento autonómico, evidencia para la Xunta la "elevada concentración" de este problemática en determinados territorios.

En concreto, Fernández-Couto ha señalado que, de 1 de julio a 26 de septiembre —la campaña de alto riesgo comprende hasta el 30 de septiembre—, 26 parroquias han tenido más de una decena de incendios. "Y estamos hablando de fuegos por parroquia, no de puntos de inicio, porque entonces el número se dispararía", ha advertido.

Además, en hasta 112 parroquias se produjeron más de cinco incendios en este periodo, por lo que "uno de cada tres fuegos se ha dado en 128 parroquias de Galicia", ha resaltado el secretario xeral.

El alto cargo de la Consellería de Medio Rural ha aportado estos datos a preguntas del diputado del PPdeG José Manuel Balseiro, quien ha dicho que "importante" es "apagar los incendios pero también a los incendiarios".

"quién quema" y "por qué quema"

Previamente, ante las cuestiones de la portavoz del BNG Tereixa Paz, el secretario xeral ya había denunciado algo que el departamento de Rosa Quintana reitera desde hace tiempo: "En determinadas parroquias se produce sistemáticamente un número elevado de incendios".

Y al respecto de las críticas de la nacionalista al dispositivo pero también al discurso del Gobierno gallego, que, según ha dicho, centra el de los incendios "en un problema de orden público", Fernández-Couto ha respondido de manera contundente. "Hablamos de una actividad delictiva", ha aseverado.

En este sentido, ha apuntado al "creciente número de incendiarios que se detiene", y ha explicado que "muchos" de ellos son puestos ante la Justicia "después del verano", a raíz de las líneas de investigación abiertas. Sin embargo, ha reconocido que se ha "avanzado mucho en el tema de quién quema" pero "quizá" queda "mucho camino" para ahondar en el "por qué quema".

"una tara"

Paz había comenzado su intervención con fuertes críticas a la titular de Medio Rural, Rosa Quintana, quien, según ha censurado la diputada, este mismo viernes dijo en una entrevista radiofónica que desconoce las causas por las que en Galicia hay tantos fuegos porque "no es psicóloga". "Además de un problema de orden público, está diciendo que los gallegos tenemos una tara", ha reprobado.

"Los gallegos, y yo también soy gallego, tenemos que reflexionar a cerca de por qué un porcentaje tan alto de los incendios de toda España se registran en nuestra comunidad", ha replicado el alto cargo.

"O queremos solucionar el problema o no queremos solucionarlo", ha incidido. Así, ha afirmado que "muchas" de esas parroquias que acaparan una gran cantidad de fuegos están "muy incomunicadas" y con "dificultad" para que "llegue gente de fuera".

A mayores, ha denunciado circunstancias que concurren en los incendios, y es que arrancan en diversos puntos y lugares complicados desde el punto de vista topográfico, lo que incrementa el riesgo para los trabajadores que combaten las llamas.

"ola" de incendios y de nordés

La parlamentaria del Bloque ha hablado de una "ola de incendios" sufrida por la Comunidad Autónoma este 2013, ha visto "altamente preocupante" que el Ejecutivo de Alberto Núñez Feijóo quiera "consolidar" las brigadas municipales en 2014 y, además, ha denunciado que no cubriese todas las plazas del dispositivo propio este verano.

Sobre el "alto" número de niveles de alerta máxima —nivel 1— declarados por la cercanía del fuego a las casas, ha resaltado que "a nadie le extraña que ardiesen las casas, porque el monte está dentro de ellas".

Por último, ha criticado los resultados del sistema dispuesto por la consellería al detectar "un incremento significativo de los grandes incendios". No ya de los que superan las 500 hectáreas —que son los que en el argot oficial se califican como grandes— sino de los que calcinan más de 200, ha llamado la atención.

La "actividad incendiaria", aunque sigue siendo "muy importante" en el territorio gallego, "no es lo que era", ha subrayado Fernández-Couto, quien se ha referido a expresiones como que el problema de los incendios es "un tema que va a más, un desastre", que Galicia está "igual que hace 20 años...".

"No es la primera vez que oigo esto", ha agregado, para confrontar que si hace 20 años la media de incendios anuales se situaba en 8.000, este dato bajó a 7.000 diez años después y ahora se encuentra en "unos 3.000". "Decir que es lo mismo es mentir", ha concluido.

Además, ha hecho hincapié en la "persistencia" del viento de nordés que ha azotado la comunidad este verano, que recuerda "poco años". "Eso sí que fue una ola", ha ironizado el responsable de Medio Rural e Montes.

Y, todavía en contestación a los reproches de la diputada del BNG, Fernández-Couto ha cifrado en un 80,59% los fuegos que no llegaron a una hectárea entre el 1 de julio y el 26 de septiembre.

Solo el 1,5% (un total de 44) pasaron de las 50 hectáreas quemadas, según ha asegurado, por lo que, ha insistido, no le ve "ninguna correlación con la realidad llamar a esto ola de incendios, incremento de grandes fuegos y situación descontrolada".

HASTA 17 NIVELES 1

Sobre los niveles 1 decretados, ha dicho que fueron 17 (0,6% del total), y ha justificado este hecho en las condiciones meteorológicas —"olas de nordés" y falta de humedad y precipitaciones durante el verano—, así como en que Galicia tiene "la mitad de los núcleos de población de toda España". Pero la obligación de mantener limpias las "franjas de gestión de biomasa" de las propiedades es de cada particular, ha añadido.

Fernández-Couto, que no ve "claro" que exista la necesidad de prorrogar la temporada de alto riesgo —concluye el próximo lunes—, ha ratificado que el operativo que todavía trabaja es "muy importante" y lo hará en octubre "independientemente" del fin de este periodo.

Así, ha negado que existiese "improvisación alguna" durante esta campaña y ha rebajado el número de bajas del servicio propio de lucha contra el fuego "en este momento" al 6,23% del total de los operarios —en todas las categorías—, que ha fijado en 1.941 personas entre "fijos de 12 meses, fijos de 9 y fijos de 3".

Por último, sobre las cuadrillas que se contrataron para la etapa estival a través de convenios con los ayuntamientos, ha asegurado que son 284 las que están "funcionando" bajo un "mando único", nueve más "de las previstas".

Labores de regeneración del suelo

Después de la campaña de alto riesgo, tres "equipos de expertos" de diferentes departamentos de la Xunta se centran de manera simultánea en tratar de evitar la pérdida de suelo en lugares afectados por los incendios.

Sobre esto, a otra pregunta de Balseiro, Tomás Fernández-Couto ha explicado que la primera fase se dedica a la evaluación del terreno y tratamiento de las redes viarias, para evitar inundaciones, mientras que más tarde se aplicarán diferentes técnicas, como el acolchado con paja y la utilización de rodillos de fibra de coco rellenos de material vegetal.

El ritmo de trabajo "se irá incrementando día a día". Ahora mismo, los técnicos ya estudian sobre el terreno el estado del monte en cinco lugares en los que hubo fuego. "A partir del lunes o el martes, se empezarán el acopio de material y el trabajo concreto de consolidación del suelo", ha indicado.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.