Los investigadores que se encargan del caso por la muerte de Asunta Basterra, la niña hallada muerta en una pista forestal de Teo, analizan una denuncia presentada por dos profesores de la menor en la que se recoge que la niña pudo ser sedada por su madre en al menos otra ocasión con anterioridad a su muerte.

Según han confirmado a Europa Press fuentes de la investigación, la Policía Judicial tiene conocimiento de la existencia de una denuncia presentada por dos profesores de la niña, en la que hablan de un episodio ocurrido con anterioridad a su muerte, en el que la niña llegó a clase con síntomas de haber sido sedada.

Tal y como adelanta el diario El Correo Gallego, el episodio ocurrió el pasado mes de julio —aunque la denuncia se ha realizado a raíz del hallazgo de la menor—, cuando la niña llegó a clase con síntomas de estar sometida a "una intoxicación" o a una "sedación". Según este diario, la niña confesó a los profesores que su madre le había dado pastillas.

Los investigadores que analizan la muerte de Asunta son sabedores de la existencia de esta denuncia y trabajan con la idea de que "pueda ser veraz". Así, no descartan la posibilidad de que el episodio sea "cierto" y de que "no sea la primera vez" que la niña es sedada o "sometida a una intoxicación" por fármacos.

Esta denuncia cobra importancia a raíz de los resultados ya conocidos de toxicología que apuntan a que la niña fue sedada antes de ser asfixiada y teniendo en cuenta que la madre toma medicación sedante para sus problemas de ansiedad.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.