El Gobierno ha mejorado cinco décimas la tasa de paro para 2013 al situarla en el 26,6% (en  la anterior revisión se fijó en un 27,1%), así como para 2014 que ha bajado en ocho décimas hasta el 25,9% (frente al 26,7% previo), según el cuadro macroeconómico que este viernes ha presentado el Ejecutivo y que acompaña a los presupuestos generales del Estado para 2014. El Gobierno también prevé que la economía española empiece a crecer el año que viene. Concretamente, un 0,7%.

Sin embargo, el Gobierno prevé una destrucción de los puestos de trabajo del 3,4% este año y del 0,2% el próximo, por lo que la caída del paro se deberá, sobre todo, a la disminución de la población activa que busca empleo, no por un aumento de la contratación.

"Ha habido una previsión al alza de la tasa de crecimiento y a la baja de la tasa de desempleo", ha explicado el ministro de Economía, Luis de Gunidos, en rueda de prensa. Según estas previsiones, el mercado laboral se estabiliza y empezará a crear empleo en la segunda parte del año próximo. "Es más, en términos EPA, el año que viene habrá creación neta de empleo del 0,1%. Algo que no pasaba desde el principio de la crisis en 2008", ha dicho el ministro. Si bien, esta "creación neta de empleo" no empezará a registrase hasta el segundo trimestre del año.

Sin embargo, esta "creación neta de empleo" no aparece reflejada en el cuadro. Esto se debe a que el ministro se ha referido solo a la Encuesta de Población Activa (EPA), una metodología que tiene en cuenta los contratos tanto a tiempo parcial como a tiempo completo, mientras que el cuadro macroeconómico del Gobierno solo mide puestos de trabajo a tiempo completo.

Cuadro macroeconómico del Gobierno

Además, el superávit exterior alcanzará un histórico 3,4% del PIB en 2014 (este año se logrará un superávit del 2,3%) gracias a las exportaciones y la reducción del endeudamiento. De Guindos ha calificao el endeudamiento como "la gran losa" que dificultaba el crecimiento de la economía, ya que se van a devolver cerca de 50.000 millones de euros.

También habrá un ligero crecimiento de la inversión y del consumo privado (un 0,2% en ambos casos) aunque, en conjunto, la demanda nacional seguirá restando al PIB (un -0,4%), debido al retroceso del sector de la construcción y del consumo público. 

De Guindos también ha mencionado un estudio de Eurostat que muestra, por primera vez desde el inicio de la crisis, un crecimiento de la confianza del consumidor español.

Es una recuperación todavía débil, frágil, pero que está ahíLuis de Guindos, ha explicado que "todos los indicadores macroeconómicos muestran síntomas de recuperación. Una recuperación todavía débil, frágil, pero que está ahí", ha puntualizado, "gracias sobre todo a que se ha ganado competitividad".

En este sentido, el sector exterior aportará 1,2 puntos al crecimiento gracias a la pujanza de las exportaciones (principalmente en bienes de equipo).

De Guindos ha asegurado que esta ganacia de competitividad se ha logrado gracias a la reforma laboral y a la liberalización de mercados y servicios, que han disminuido los costes laborales y ha moderado la caída de la demanda interna.

En el ámbito financiero, De Guindos ha asegurado que la caída de la prima de riesgo ha hecho que los bancos españoles apelen cada vez menos a la financiación del Eurosistema y que mejoren sus condiciones de financiación.

Asimismo, las previsiones del Gobierno cuentan con que se produzca un cierto repunte del Euríbor y una normalización de los tipos de interés a diez años, en línea con la rentabilidad que ofrece actualmente el bono a diez años.

El Gobierno también proyecta una ligera apreciación del euro frente al dólar.