El nuevo Plan de Conservación y Gestión del Lobo en Castilla y León, que previsiblemente se pondrá en marcha en 2014 y que se someterá a información pública en las próximas semanas, tratará de reducir los ataques de este animal a cabañas ganaderas.

Así lo ha anunciado este viernes el delegado de la Junta en Palencia, Luis Domingo González, que ha presentado, junto con el director del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-Montaña Palentina, Pablo Zuazúa, la política de la administración en materia de fauna salvaje y el sector agrícola y ganadero.

Según ha avanzado, el nuevo plan planteará medidas de prevención de ataques, que se complementarán además con otras medidas, como la posibilidad por parte de los ganaderos de depositar cadáveres en el monte con el fin de que los lobos, y otras especies salvajes, "hagan menos daño".

Asimismo, y con el mismo objetivo, se completará el cupo de lobos asignado cuando no ha sido posible alcanzarlo en las cacerías ordinarias, de forma que, si las circunstancias lo exigen, podrían autorizarse batidas para controlar la población fijada que, en el caso de la provincia de Palencia, es de 31.

El nuevo plan, ha añadido Zuazúa, incluirá un nuevo censo más completo, ya que el que existía hasta ahora no se basaba en "información muy precisa". El nuevo censo, que aún no está cerrado, contiene "información muy fiable" y permitirá definir el cupo de ejemplares con un "criterio más técnico".

Aumentan las reclamaciones

En la rueda de prensa, se han ofrecido además datos sobre las in demnizaciones concedidas por la Junta para sufragar los daños ocasionados por los ataques de fauna salvaje, principalmente del lobo ibérico, el oso pardo, jabalíes y minoritariamente de otras especies como corzos o ciervos.

En total, los perjudicados por la fauna silvestre en 2012 en la provincia de Palencia han recibido más de 115.000 euros, en su mayoría indemnizaciones derivadas de reclamaciones por daños producidos por el oso y el lobo.

En el caso del oso -especie protegida-, en 2012, se tramitaron 69 solicitudes, cifra similar a la registrada en 2011. Sin embargo, en lo que va de año se han recibido ya 61, lo que evidencia "un aumento año tras año de estos daños", que se han multiplicado por tres desde 2010, ha señalado el delegado.

En lo que respecta al lobo ibérico, considerado especie cinegética, durante el pasado año se registraron 73 reclamaciones, todas ellas abonadas, por importe de 33.00 euros. En 2013 se han presentado 45, indemnizadas con un importe de 20.636 euros.

Asimismo, la Junta se hizo cargo de los daños producidos por otros animales, como el jabalí, el ciervo o, en menor medida, el zorro. En total, se tramitaron 42 solicitudes en 2012 por importe cercano a los 19.000 euros. En 2013, se han atendido ya 46 reclamaciones.

Consulta aquí más noticias de Palencia.