La Guardia Civil ha detenido en Granada a un hombre de 41 años de edad, vecino de Miño (A Coruña), y reclamado por seis juzgados y tres comisarías, tras darse a la fuga cuando los agentes le dieron el alto en la localidad granadina de Pinos Puente y después de una persecución por tierra y aire.

La operación se inició el detenido, con numerosos antecedentes por estafa, se dio a la fuga poniendo en peligro la vida de los guardias civiles. Tras ello, la patrulla alertó de la huida de su vehículo y se comprobó lo había sido sustraído en la localidad murciana de Alcantarilla, informa el Instituto Armado en una nota.

Así, se coordinó un dispositivo entre las patrullas de Seguridad Ciudadana y de Tráfico en la zona con el objetivo de localizar el vehículo fugado. Se les unió el helicóptero de la Guardia Civil de Granada, con el que se consiguió localizar el vehículo en la carretera que une las localidades de Íllora y Zujaira-Pinos Puente.

Una vez localizado se inició una persecución por más de 10 kilómetros de la A-336 que finalizó en la Cuesta de Velillos en el municipio de Pinos Puente, donde el coche quedó inmovilizado en un socavón del camino. Hasta entonces burló cuatro puntos de interceptación en donde las distintas patrullas intentaron darle el alto y en donde los guardias civiles tuvieron que saltar a la cuneta para no ser atropellados.

Una vez que el coche quedó inmovilizado el detenido intentó huir y esconderse entre la maleza de un campo cercano, pero no pudo evitar que los guardias civiles que tripulaban el helicóptero lo vieran, por lo que finalmente optó por entregarse.

Se le imputan los delitos de robo de vehículos y contra la seguridad vial por conducción temeraria.

Consulta aquí más noticias de Granada.