Testigos del 23-F pasarán por el Congreso de los Diputados para catalogar los tiros de Tejero

  • Van a tratar de catalogar los impactos de bala de los agentes de Tejero después de que hayan desaparecido cinco de estos tiros durante las recientes obras.
  • Así lo ha avanzado la vicepresidenta del Congreso, Celia Villalobos, que ha explicado que ya tiene en su poder un informe policial del 23-F.
  • Villalobos ha asegurado, no obstante, que toda la investigación sobre el 23F tardará un tiempo, porque es necesario recopilar abundante documentación.
El presidente del Congreso, Jesús Posada (i), y el vicepresidente segundo, Jaime Javier Barrero López (d), observan el techo del hemiciclo.
El presidente del Congreso, Jesús Posada (i), y el vicepresidente segundo, Jaime Javier Barrero López (d), observan el techo del hemiciclo.
Zipi / EFE

Testigos del 23-F, como el expresidente del Congreso José Bono o ujieres y policías de la época, van a ser citados por la Cámara baja para tratar de catalogar los impactos de bala de los agentes de Tejero después de que supuestamente hayan desaparecido cinco de estos tiros durante las recientes obras.

Así lo ha avanzado la vicepresidenta del Congreso, Celia Villalobos, que ha explicado que ya tiene en su poder un informe policial elaborado días después del intento de golpe de Estado y que, al parecer, detallaba con cierta precisión los impactos.

Villalobos ha asegurado, no obstante, que toda la investigación sobre el 23F tardará un tiempo, porque es necesario recopilar abundante documentación que hasta hace pocos años estaba declarada secreta.

Uno de estos informes, que se hizo público en el año 2011 coincidiendo con el 30 aniversario de la intentona golpista, está elaborado por el arquitecto conservador de la Cámara.

Cuenta el arquitecto, en un papel fechado el 21 de diciembre de 1981, que había 37 impactos de bala, cuya ubicación detalla exacta; en otra relación reseña el coste de las obras de reparación, por importe de 1.057.280 pesetas.

El informe está acompañado de otro referido a los daños materiales que hubieron de repararse por los destrozos ocasionados por los tiros de metralleta y por otras acciones, como el deterioro de las sillas que Tejero ordenó colocar en el centro del hemiciclo para prender fuego si la luz se cortaba.

Otro documento del Servicio de Intendencia de la Cámara calculó en 106.672 pesetas de las de hace 32 años el valor de todo lo que desapareció del bar, entonces situado en el vestíbulo de Isabel II, tras la Puerta de los Leones.

Cuatro botellas de Moët Chandon, seis de cava, 16 cajas de cerveza, 19 botellas de whisky, 24 botellas de vino tinto, entre otras bebidas consumieron los guardias civiles que asaltaron la Cámara durante esa larga noche del 23 de febrero de 1981.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento