La consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno vasco, Arantza Tapia, ha manifestado su "estupor" porque este miércoles, fecha límite establecida por Europa, el Ministerio de Hacienda no haya confirmado si ha remitido o no a Bruselas la documentación solicitada sobre las devoluciones por el 'tax lease' en las condiciones requeridas, es decir, con una clara relación de empresas afectadas y la concreción de las cuantías a solicitar a cada una de ellas.

Al Gobierno vasco tan sólo le consta que se ha remitido un "listado de operaciones" que, aun tratándose de un paso adelante, según la consejera, quedan todavía aspectos por aclarar.

Según ha informado el Ejecutivo vasco, durante la reunión celebrada esta tarde entre Arantza Tapia y el ministro de Industria, José Manuel Soria, el Gobierno vasco ha reiterado la "urgencia" de dotar de confianza al mercado del sector naval.

En este sentido, ha manifestado que "en Euskadi nos consta que existen operaciones que podrían cerrarse, siempre y cuando dignifiquemos y aclaremos el sistema de financiación vigente, por lo que la dilación del capítulo tax-lease no trae más que inseguridad y desconfianza para potenciales financiadores".

Tapia ha comunicado al ministro el trabajo iniciado ya en Euskadi con la constitución de una Mesa de Trabajo para la reactivación del sector naval y le ha demandado una implicación igual por parte del Ministerio para todas las comunidades autónomas.

Reforma energética

Por lo que respecta a la reforma energética y sus consecuencias en la industria vasca, segundo asunto que ha ocupado la reunión, la consejera ha entregado un estudio preliminar elaborado por el Gobierno vasco y el EVE, en el que se manifiesta el impacto que la reforma está teniendo sobre la empresa vasca.

Según este estudio, los sobrecostes que establece las nuevas tarifas suponen un incremento de más del 20 por ciento de la tarifa para la "inmensa mayoría" de las empresas, existiendo casos en los que el incremento podría incluso alcanzar el 75 por ciento de su factura.

Por ello, Arantza Tapia ha solicitado al Ministerio que analice en detalle el impacto económico real que el nuevo sistema de peajes está teniendo en las empresas, con una visión más específica por empresa y, en su caso, se revise el sistema de peajes establecido. Además, ha reclamado que conceda un periodo transitorio para que puedan adaptarse a la reforma advirtiendo de antemano a las empresas los cambios que se vayan a producir.

Para la consejera, "los peajes de la parte regulada de la tarifa no deben lastrar más la competitividad de las empresas e industrias en unos momentos en los que es necesario impulsar la recuperación económica, y es que la empresa vasca no puede asumir el déficit energético". "No es ni justo ni oportuno teniendo en cuenta las dificultades que están atravesando", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.