La memoria del Jardín Inglés

Hasta el verano, los sevillanos podrán ver un nuevo hallazgo arqueológico en los viveros del Alcázar.
Las tinajas almohades aparecidas en la excavación están muy bien conservadas. (Aníbal González)
Las tinajas almohades aparecidas en la excavación están muy bien conservadas. (Aníbal González)
Si visita el Alcázar, piérdase por sus palacios y pasee por sus parques hasta encontrar el Jardín Inglés. Está en la zona de los viveros, donde habitan seis pavos reales. Allí encontrará el último hallazgo arqueológico del recinto.

La excavación, de unos 80 m2, ha sacado a la luz, a tres metros de profundidad, una calle y parte de tres viviendas almohades superpuestas del siglo XII. Según las primeras investigaciones, abastecían a la casa del rey, ya que se encuentran en pleno recinto militar islámico.

Una de las casas podría ser un almacén, puesto que se han localizado seis tinajas muy bien conservadas y cuyo contenido original (podría ser aceite) se analizará en breve. Dos de ellas son de tipo estampillado, habituales del periodo mudéjar, pero de origen almohade. Las manos de Fátima, unas palmetas invertidas y otro tipo de alusiones simbólicas a la felicidad o al poder de Dios son algunas de la inscripciones que presentan las vasijas que serán expuestas en el Palacio del Yeso del Alcázar.

Los trabajos empezaron en diciembre y acabarán el 25 de febrero. Queda aún por descubrir, a cuatro metros, los restos romanos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento