Alberto López Viejo
López Viego, en el momento de tomar posesión de su cargo como miembro del Gobierno de Esperanza Aguirre. EFE

Teresa Gabarra, mujer del exconsejero madrileño Alberto López Viejo, ha declarado este lunes al juez del caso Gürtel, Pablo Ruz, que fue ella quien abrió con sus ahorros una cuenta bancaria en Suiza en 2002 a nombre de su marido para evitar a un acreedor estadounidense con el que había tenido un pleito.

En su declaración como imputada por un delito de blanqueo, Gabarra ha relatado que optó por "proteger" sus ahorros en una cuenta en Suiza porque consideró que era el lugar "más lejos posible" del citado acreedor con el que había tenido un pleito en Estados Unidos que había perdido, han informado fuentes jurídicas.

No fue hasta el año pasado, al tratar de recuperar su dinero en Suiza tras conocer que su acreedor se había suicidado, cuando descubre que su marido había estado disponiendo de ese dinero, según ha declarado al juez.

En la cuenta en Suiza tenía ahorrados casi 500.000 francos suizosRuz imputó el pasado julio a Gabarra en el caso Gürtel tras conocer que, el 31 de mayo de 2002, López Viejo abrió una cuenta en la sucursal del banco Mirabaud & Cie de Ginebra, en la que su esposa figuraba como apoderada general.

Esa condición le otorgaba a Gabarra, según el juez, "facultades para todas las transacciones relativas a esa cuenta, incluidas las de comprar y vender sus activos, retirar los fondos y disponer de cualquier forma de los títulos, fondos y valores".

Dicha cuenta se nutrió de ingresos en efectivo realizados entre el 23 de julio y el 29 de octubre de 2002 por un importe total de 495.450 francos suizos, 42.393 libras esterlinas y 46.784 euros.

Solo coincidió una vez con Correa

En cuanto a su relación con el presunto cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, Gabarra ha asegurado haber coincidido con él una sola vez, al igual que ha hecho Fernando Martín Álvarez, presidente de la constructora Martinsa, quien este lunes también ha declarado como imputado en el marco de la trama madrileña de Gürtel.

Martín ha sostenido que solo ha visto una vez a Correa en un acto institucional y ha desmentido cualquier irregularidad en la adjudicación otorgada en 2004 a Martinsa por parte del Ayuntamiento de Arganda del Rey de una parcela para construir la llamada UE-124 o Área de Centralidad, operación por la que supuestamente el constructor pagó comisiones a Correa para que intermediara.

Ante el juez también han declarado otros tres imputados en el caso GürtelPara tratar de demostrarlo, el empresario ha aportado documentación para acreditar la legalidad de esa operación y ha destacado que la misma es comparativamente con otras que le han sido adjudicadas en Madrid de "muy escasa importancia" y ha recordado que la adjudicación de Arganda la obtuvo por unanimidad del Ayuntamiento.

También han comparecido este lunes como imputados ante Ruz el exalcalde de Arganda en esas fechas, Ginéz López, quien se ha acogido a su derecho a no declarar, y el exconcejal de Arganda del Rey, Benjamín Martín Vasco, quien si bien a reconocido una relación "fluida" con Correa desde 1998 ha negado que este le hiciera regalos a cambio de la obtención de favores para sus empresas.

Investigan una serie de adjudicaciones

Las declaraciones de López, Martín Vasco y Fernando Martín se enmarcan en la investigación de una serie de adjudicaciones supuestamente irregulares otorgadas por gobiernos municipales madrileños a empresas vinculadas a la trama Gürtel.

Ruz afirma que al menos desde el año 2003 el entorno del presunto cabecilla de Gürtel, Francisco Correa, entregó dádivas en forma de dinero y de regalos a funcionarios y autoridades para conseguir adjudicaciones, entre ellos López y Martín Vasco.

Consulta aquí más noticias de Madrid.