Shawn Hornbeck y su secuestrador, Michael Devlin
Shawn Hornbeck (izquierda) junto a su secuestrador durante cuatro años, Michael Devlin Agencias

Shawn Hornbeck, el menor liberado la semana pasada en un pueblecito de Missouri (Estados Unidos) tras más de cuatro años de secuestro, adoptó el apellido de su secuestrador (Devlin) y se hizo pasar por su hijo durante el tiempo que duró su cautiverio.

Incluso llegó a tener amigos en el mismo bloque donde estaba retenido. 

Larry Douglas, un vecino, asegura que su hijo Tony quedaba a menudo para montar en monopatín y pasear en bici con el joven Shawn, según publica el diario The Guardian

En ninguna de estas ocasiones Shawn intentó escapar ni reveló su verdadera identidad.

Tampoco ha explicado por qué actuó de esta manera.  

Los investigadores barajan la hipótesis de que el secuestrador podría haber amenazado al adolescente con matar a todo su familia y a él mismo si trataba de hacerlo, según publica la página Missourinet.

Forero desde su secuestro

De acuerdo con el diario The Guardian, un tal 'Shawn Devlin' (nombre bajo el cual vivió el joven durante su secuestro) participó en el foro abierto por la familia Hornbeck para encontrar a su hijo.

En uno de sus posts, escribía: "¿Cuánto tiempo pensáis estar buscando a vuestro hijo?". En otro, proponía componer un poema dedicado a la familia, pero éste nunca se publicó.

La versión masculina de Natascha

El caso guarda ciertos paralelismos con el de Natascha Kampusch, la joven austríaca que permaneció ocho años en poder de su secuestrador cerca de Viena.

Las informaciones que se publicaron tras su liberación revelan que la joven había estado esquiando con su captor. Sin embargo, sus abogados destacaron que "la joven no tuvo posibilidad de huir" entonces.

Hallado cuando buscaban a otro menor

Hornbeck fue localizado el viernes pasado en el apartamento de su captor, Michael Devlin, de 41 años, en la localidad de Kirwood, junto a otro menor, Ben  Ownby, quien había sido secuestrado hace diez días.

Un compañero de clase de éste último facilitó la descripción de la camioneta blanca en la que, supuestamente, Ownby había desaparecido.

Gracias a esta pista, la Policía localizó la vivienda del captor y a los dos muchachos.