Los jóvenes de entre 16 y 25 años prefieren cada vez más ponerse a trabajar antes que seguir estudiando, según los datos de escolarización publicados en el Informe sobre el consumo y la economía familiar de Caixa de Catalunya.

El año pasado la tasa total de escolarización era del 45,1%, un 1,7% menos que en 1995, lo que la entidad bancaria atribuye a la etapa de "fuerte creación de empleo y caída de la tasa de paro".

Si sólo se tiene en cuenta a los jóvenes nacidos en España, el porcentaje de escolarización ha aumentado un 2% en 11 años para situarse en un 48,9%. El 51,1% prefiere trabajar.

Llegada de inmigrantes

La llegada de jóvenes inmigrantes en busca de trabajo ha inclinado la balanza hacia el lado de los que prefieren trabajar.

Los inmigrantes de entre 16 y 25 años se han convertido en el 14,7% de los jóvenes en esta franja de edad
El porcentaje de extranjeros entre 16 y 25 años ha pasado a ser el 14,7% entre los jóvenes comprendidos en esta franja de edad cuando en 1995 era el 2,1% del total.

El crecimiento del empleo ha hecho que los jóvenes desistan de continuar con los estudios postobligatorios "de forma especial" en aquellas comunidades autónomas con una estructura productiva bien identificada con sectores como el de la construcción o el turismo que ofrecen trabajos relativamente bien remunerados.

Trabajar en lo que sea

Andrés Ocón, de 23 años, es un ejemplo de joven que a los 18 años decidió ponerse a trabajar "de lo que fuera" y decidió no seguir estudiando.

"Tenía claro que quería ganar dinero. A esa edad eres inmaduro y muy pasota. No es que no me gustara estudiar pero me costaba", explica este trabajador del departamento de Distribución de 20 minutos.

En cinco años, Andrés ve las cosas de otra manera y ahora reconoce que se le ha pasado por la cabeza volver a estudiar aunque lo ve complicado porque "tengo una hipoteca que pagar".

Una especialista

Carme Turó, especialista en inserción laboral, ha asesorado a muchos adolescentes de 16 años que no querían seguir estudiando y considera que lo hacen porque "tienen unas expectativas muy grandes de ganar dinero aunque no saben como".

Tenía claro que quería ganar dinero. A los 18 años quizás eres un poco inmaduro y pasota

Su experiencia le dice que el problema en los municipios del área metropolitana barcelonesa es que los jóvenes "carecen de un entorno motivador para seguir estudiando".

"Están metidos en la rueda del consumismo y lo que más les interesa es ganar dinero para comprar cosas. No tienen visión de futuro", afirma.

Turó cree conveniente que se estudie como mínimo un grado medio o superior de Formación Profesional para poder hacer prácticas en alguna empresa y entrar en el mercado de trabajo mejor preparados.

Por comunidades

Andalucía (71,4%), Catalunya (71,7%), Baleares (72,6%), Castilla-La Mancha (73%), Murcia (73,1%) y Comunidad Valenciana (75%) son las cinco comunidades españolas que muestran una escolarización por debajo de la media nacional (76%) y un crecimiento de empleo por encima del promedio español (57,6%).

Sólo Catalunya tiene un porcentaje de crecimiento de empleo ligeramente por debajo de la media (57,3%).

Por lo que se refiere a las comunidades con mayor escolarización entre 16 y 18 años y menos avance en cuanto a la creación de ocupación, están lideradas por País Vasco (91,8%), Cantabria (89,5%), Navarra (88,5%), Asturias (86,6%), Castilla y León (84,4%) y Galicia (81,6%).

Galicia es la comunidad con una dinámica más negativa en cuanto al crecimiento de la ocupación, un 19,8%.