Así, el Gobierno se ha puesto manos a la obra para cambiar los guardarraíles de perfil cortante por otros redondeados, mucho más seguros para los conductores de motos, según explicaron ayer desde la Guardia Civil de Tráfico de Galicia. Esta actuación es muy importante para evitar accidentes como el del pasado sábado, cuando un joven de 35 años, Francisco José A. P., vecino de la localidad coruñesa de Aguiño, perdió el control de la motocicleta que conducía al reventar la rueda trasera y se golpeó brutalmente contra la valla, perdiendo la vida. Según los datos de la Guardia Civil, hacía diez meses que no se producía una víctima mortal en la vía de O Barbanza, la más peligrosa de Galicia.
«Es una medida muy acertada que evitará muchas muertes, porque los actuales guardarraíles son unos cuchillos, como dicen los motoristas», afirmó el jefe de la Guardia Civil en Galicia, José Luis Gómez Ulla.