Edificios insostenibles: "barbaridades" capaces de 'derretir' coches

  • Los expertos en arquitectura sostenible alertan de "auténticas barbaridades" realizadas con edificaciones recientes.
  • "Dañan el medioambiente y también la salud de las personas", aseguran.
  • Como ejemplos en España, citan el Palau de la Música de Valencia o el Museo Guggenheim de Bilbao.
Imagen del Shard London Bridge.
Imagen del Shard London Bridge.
GTRES

La necesidad de caminar hacia una arquitectura sostenible se ha vuelto a poner de manifiesto estos días con la noticia del rascacielos londinense que "derrite" coches porque los rayos de sol convierten su fachada en un horno solar que daña los objetos próximos a este edificio, conocido como el Walkie Talkie.

En declaraciones efectuadas esta semana y con ocasión de este último suceso, el presidente de la Asociación Nacional para la Arquitectura Sostenible, Luis de Garrido, considera que se han hecho "auténticas barbaridades" en nombre de los postulados racionalistas.

Estos postulados "son tan impactantes visualmente como impactantes resultan para el medioambiente", y dañan además la salud de las personas, porque también hay edificios que "derriten" a la gente por el calor que acumulan en su interior debido a una fachada o unos materiales inadecuados.

Garrido cita al Palau de la Música de Valencia, conocido, afirma, como el microondas, porque el sol que entra por su cúpula de vidrio se convierte en "miles de watios" de energía calorífica en su interior. Para paliarlo "tuvieron que cubrir la cúpula con lonas por dentro".

El arquitecto se muestra muy pesimista en cuanto a la evolución de esta arquitectura en el mundo en general, y en España en particular, y libra de la quema al Reino Unido, que dice es el más avanzado, seguido de Alemania.

Entre otros edificios emblemáticos, apunta también al Museo Guggenheim de Bilbao, por su cubierta de titanio, porque son materiales que representan una "atentado a la naturaleza" y su extracción es "terriblemente costosa" por la cantidad energía que se necesita para obtenerlo.

Critica también este arquitecto, que construye actualmente una ciudad ecológica de 5.000 viviendas sociales en Cali (Colombia), los falsos postulados de ecología y sostenibilidad bajo los que se publicitan muchos edificios.

Excesiva "locura creativa"

Refiere por ejemplo los construidos con jardines verticales, donde no se tiene en cuenta el "derroche" de agua que precisan para mantenerla verde.

A su juicio un correcto diseño es el único factor que puede resolver los problemas medioambientales del sector de la construcción (optimizando recursos, evitando emisiones y disminuyendo al máximo el consumo energético)

También la arquitecta Paloma Sobrini, exdecana del Colegio de Arquitectos de Madrid, apunta al buen diseño par lograr un edificio sostenible y eficiente energéticamente.

Hay que volver, afirma, a la arquitectura vernácula, acordarse de como se construía en Castilla, teniendo en cuenta el entorno y la orientación solar, y propiciar, si se puede, la ventilación cruzada. Práctica esta última que viene de los griegos, "cosas sensatas porque la ecología es sentido común".

El problema es que se nos ha olvidado, "en medio de una locura creativa separada de la realidad y ahora toca poner los pies en el suelo". Considera Sobrini que España sí camina hacia la arquitectura sostenible, "aunque aún queda camino", y defiende la necesidad de educar a la sociedad para que entienda la importancia de este concepto y exija a la hora de comprar su casa un sello de garantía energética.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento