Las mismas fuentes no quisieron concretar el motivo de este aplazamiento, que tampoco saben si será definitivo.

La base vallisoletana es la única, de las 14 que aspiran a ser la sede de esta innovadora instalación, que no han visitado los responsables de la OTAN que a mediados de año deben tomar una decisión. El futuro centro, inédito en Europa, supondrá una inversión de 4.000 millones de euros y creará  2.300 empleos directos y 1.700 indirectos, la mayoría de ellos  civiles. Desde esta base se controlarán en tiempo real las operaciones de las tropas y se recibirá información de los satélites.

Contra la OTAN

En Valladolid se ha creado una plataforma anti-OTAN, en la que están varios sindicatos y organizaciones y la coalición Izquierda Unida. El jueves, a las 20 horas, se concentrarán en Fuente Dorada para exigir que no se instale en Valladolid.