El reto es que las instalaciones viguesas, que estarán terminadas en 2010, se consoliden como referente mundial en el ámbito marino. El proyecto costará 70 millones de euros, que serán financiados al 50 % entre el Estado y la Xunta y no se espera que cuenten con fondos europeos.