Una joven viguesa de 31 años que el pasado sábado se disponía a depilarse en su domicilio de la calle Doctor Marañón permanece ingresada en Povisa. El motivo no es otro que las quemaduras que sufrió en cara, espalda y brazos cuando calentaba la cera. Según la Policía Local, las heridas son leves.