Protesta en la Plaza Mayor
Juan María, este jueves, 5 de septiembre, en la Plaza Mayor. Al fondo, su campamento bajo la estatua ecuestre. JORGE PARÍS

La Junta Municipal de Centro, la Agencia de Gestión de Licencias de Actividades (Agla) y la Asociación Empresarial de Hostelería La Viña están manteniendo reuniones para intentar poner fin a la huelga de hambre de Juan María Franco, el hostelero al que el Ayuntamiento ha multado con 93.000 euros y que lleva dos meses acampado en la Plaza Mayor.

Según ha confirmado a 20minutos el concejal responsable del distrito Centro, David Erguido, la Junta está "buscando soluciones" para regularizar la situación del local de Juan María, el Café del Mono, un conocido punto de encuentro situado en la Cava Alta (La Latina).

María A. Sánchez, anterior concejal de distrito, prometió que regularizaría el localEl pasado mes de abril, el Consistorio impuso tres multas consecutivas al dueño del espacio alegando que funcionaba como pub con música cuando su licencia solo le permite abrir como bar. Juan María, que había solicitado reiteradamente al Ayuntamiento la legalización de su actividad y tenía la promesa de la anterior responsable del distrito de que todo llegaría a buen puerto, se negó a pagar. A continuación, acampó al raso como protesta.

Eso fue el 1 de julio. Durante estos 67 días, ha permanecido bajo la estatua ecuestre de Felipe III. Solo se nutre de agua y bebidas isotónicas. Los médicos del Samur que le monitorizan le han advertido que su salud no solo corre riesgos, sino que sus órganos y su musculatura pueden sufrir daños irreversibles. Este jueves apenas podía moverse: "Si estoy sentado, aguanto bien, pero hoy me llamaron para ir a la Junta y no pude dar ni veinte pasos. Estaré aquí hasta las últimas consecuencias".

"No voy a pagar nada"

Su determinación ha conseguido poner en guardia al Ayuntamiento, que, después de ignorarle durante semanas, buscó con ahínco todos los detalles de su expediente, el mismo que la Agencia de Licencias aseguraba no encontrar. Juan María llegó a escribir a la alcaldesa, Ana Botella, para solicitarle amparo. El concejal de Centro se comprometió públicamente a recibirle siempre que abandonase la huelga de hambre, algo a lo que el afectado no estaba dispuesto.

Ahora, las cosas han cambiado. "El Ayuntamiento reconoce que no se le notificó la denegación de licencia y que el caso es una circunstancia especial. El expediente ha tenido problemas y ahora se trata de buscarle una salida", explica Juan José Blardony, director general de la asociación de hosteleros La Viña, de la que Juan María es asociado. El proceso, reconocen fuentes municipales, no fue del todo justo, motivo por el que se está revisando.

Blardony es optimista, pero la reapertura del Café del Mono está en manos del Ayuntamiento y, en última instancia, de Juan María. "No voy a pagar nada. Quiero que me quiten las multas porque el error lo cometieron ellos. Desde 2003 he pasado las inspecciones, he pagado mis impuestos y nunca me sancionaron. El local está perfectamente insonorizado. Solo quiero seguir ganándome la vida", zanja.

Consulta aquí más noticias de Madrid.