El Ayuntamiento de Granada ha ordenado el desalojo de un grupo de cuevas del barrio del Sacromonte y de San Miguel Alto, debido al peligro de derrumbe que presentan. El alcalde, José Torres Hurtado, considera que son un peligro para quienes las habitan. 
La orden incluye la limpieza y el saneamiento de la zona. Se trata de una quincena de cuevas, en las que residen «hippies» y «okupas», sin permiso.

Precisamente en una cueva del barrio del Sacromonte fue hallado ayer el cadáver de un hombre de 34 años, que según las primeras hipótesis de la Policía, podría haber muerto de forma accidental. El cuerpo presentaba un golpe en la cabeza  fruto, previsiblemente, de una caída fortuita. Los vecinos dicen que lo vieron salir a buscar leña y que no volvió.