Por infringir la normativa vigente. Ese es el argumento por el que la Dirección Xeral de Urbanismo de la Xunta ha reclamado al Ayuntamiento de Foz, en la provincia de Lugo, que paralice la construcción de 1.350 nuevas viviendas en el municipio.

Desde la Consellería de Política Territorial, de quien depende la Dirección Xeral de Urbanismo, se requirió al alcalde de la localidad lucense de A Mariña, el socialista José María García Rivera, que anulase la concesión de 40 solicitudes de licencias municipales, que fueron otorgadas en marzo del año pasado.

El argumento en el que se basa la petición de anulación de los proyectos se ampara en que las licencias carecen, según la Xunta, de los informes jurídicos.

Un mes de plazo

De no hacer efectiva la anulación en el plazo de un mes, el Ayuntamiento de Foz se arriesga a sanciones por parte de la Consellería de Política Territorial.

Desde la Administración autonómica, se señala que el Consistorio lucense había paralizado hace una semana la concesión de permisos para redactar un nuevo Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), por lo que no tendría sentido que se diera el visto bueno a las nuevas viviendas.