El Campo da Leña
El Campo da Leña es el antiguo nombre de la plaza de España. (Moncho Fuentes)
La plaza más emblemática de la Ciudad Vieja no es la de Azcárraga, sino la Praza da Fariña. Los pubs no están en la calle Juan Canalejo, sino en la Rúa do Socorro. El botellón de la plaza del Humor se extiende a la Praciña dos Ovos. En el Barrio de las Flores está Papoulas, Amapolas ahora.

Son ejemplos de lo que podría pasar si prospera la iniciativa de galleguizar y recuperar los antiguos nombres del callejero coruñés.

Un plan que no es novedoso, sino que parte de un acuerdo municipal de 1982 que nunca llegó a entrar en vigor. La oposición, a través del BNG, va a llevarlo al pleno del próximo lunes para que María Pita lo ponga en práctica 25 años después.

El documento contempla la sustitución de la nomenclatura de 261 vías públicas de la ciudad. Una cuarta parte del total, que en la actualidad ronda el millar. No se trataría de meras traducciones al gallego de los rótulos, mayoritariamente castellanizados durante el franquismo, sino que busca sacar a la luz la nomenclatura histórica.

La estación de autobuses está en la calle Caballeros, pero esta no era cabaleiros, sino Alcabaleiros, nombre que recibían los recaudadores de la alcaba, un tipo de impuesto. La calle General Mola –militar franquista– era Fonte de Santo Andrés y como tal figura en el documento. En la plaza de España se vendía  leña y así era conocido el lugar: como Campo da Leña.

La acción franquista

La llegada de la dictadura de Franco tuvo especial incidencia en el cambio del callejero tradicional herculino. Por ello, ya en 1982 se abogaba por recuperar la división del Cantón en Grande y Pequeño, frente al título de Cantones de José Antonio, que la plaza del General Franco fuese otra vez la Praciña da Capitanía o que Liberdade fuese, tras 40 años, de nuevo el nombre de la calle Disciplina.

Pero esta iniciativa no es una mera propuesta adscrita a la eliminación de la simbología franquista. De hecho, si llega a prosperar, para lo que los nacionalistas dan un plazo al Ayuntamiento de seis meses, pervivirían en el callejero coruñés casos como la avenida dos Caídos, Xeneral Sanjurjo o Xeneralísimo, aunque galleguizados, según se estipulaba en 1982.

Dinos @ ) + ... qué opinas del cambio en el callejero de la ciudad. Cuéntanoslo en...

e-mail: nosevendeacoruna@20minutos.es o en www.20minutos.es

261 calles serían traducidas al gallego y recuperarían su nombre original.