Un año más, tras el final de las vacaciones de verano, septiembre entra cargado de gastos extra a los que las familias murcianas deben hacer frente, entre ellos el inicio del curso escolar. El inicio de las clases para el curso 2013-2014 conlleva "un sobreesfuerzo económico que mensualmente en la enseñanza pública y por alumno, será aproximadamente de 150 euros/mes, la concertada 210 euros/mes y la privada 530 euros/mes".

Unos gastos "que se llevan una buena parte del sueldo, variando, sobre todo, en función del tipo de centro educativo que se escoja", según han informado fuentes de la Asociación Murciana de Consumidores y Usuarios (Consumur) en un comunicado.

Y es que, recientemente en una encuesta publicada por el Instituto Nacional de Estadística, las partidas en las que las familias hicieron un mayor esfuerzo económico en el 2012 fueron la enseñanza (7,4 por ciento) y la salud (0,3 por ciento), elementos sobre los que influyeron la pérdida de ayudas en la compra de libros de texto, el incremento en el gasto farmacéutico o el encarecimiento en las matrículas universitarias.

Desde Consumur, ofrecen una serie de recomendaciones "para a paliar, en la medida de lo posible, el alto coste que, la vuelta al colegio, tiene para las economías murcianas".

En relación al gasto de material escolar y libros de texto, recuerda a los padres que los colegios no pueden obligarles a adquirir los libros de texto ni material escolar en ningún establecimiento concreto. "En caso de producirse esta irregularidad, la asociación insta a los padres a denunciarla ante los organismos competentes", subrayan.

También advierte que un establecimiento pudiera tener precios competitivos en los libros de texto y no tanto en el resto del material escolar. En este aspecto, las marcas o la presencia de personajes famosos para los niños, determinan mucho más el precio que la propia calidad del producto.

En cuanto al gasto relativo al uniforme y ropa de los niños, cabe destacar que el centro educativo no puede obligar a los padres a adquirir la vestimenta en un establecimiento concreto, en el caso de que en ese centro se requiera el uso de uniforme, ya que existe total libertad para hacer la compra en el establecimiento que se estime oportuno.

Sin embargo, aunque en el colegio elegido no sea necesario el uso del uniforme, los niños necesitan ropa y calzado para afrontar el curso. Así, se pueden realizar ahorros importantes, escalonando las compras y ajustándose éstas, en la medida de lo posible, a un presupuesto inicial.

Por otro lado, cada vez es más habitual que los niños coman en el colegio y que acudan al mismo en transporte público. En este sentido, es conveniente que los padres se informen bien sobre la alimentación que los niños recibirán en el colegio, pidiendo al centro información sobre los menús, cualificación del personal del centro y medidas higiénicas sanitarias.

Finalmente, en cuanto al uso del transporte escolar, es conveniente conocer las condiciones que ofrecen los centros para este tipo de transporte, no sólo la información relativa al precio, sino también en cuanto a las características y servicios que incluye (seguridad, existencia de acompañantes, horario).

Consulta aquí más noticias de Murcia.