Sólo unas 353.000 personas, el equivalente al 17,5% de los más de dos millones de desempleados que estaban registrados en el Inem a finales del pasado diciembre, tenían muchas probabilidades estadísticas de encontrar un puesto de trabajo, según el índice de ocupabilidad de los parados registrados que elabora el Ministerio de Trabajo .

Revela también que en el 15,95% de los desempleados las probabilidades de encontrar una nueva actividad eran muy bajas, mientras que para el 30,87% sólo eran bajas.

¿Quién lo tiene más difiícil?

  • Las mujeres.
  • Los inmigrantes.
  • Los trabajadores de mayor edad a partir de 45 años.
  • Los que tienen menor nivel de estudios.
  • Trabajadores de la construcción.
  • Los demandantes de más antigüedad y los perceptores de prestaciones, especialmente los que cobran ayudas asistenciales, subsidios para mayores de 52 años y la Renta Activa de Inserción (RAI).

Por sexos, el 45,6% de los 804.274 parados varones registrados el pasado diciembre en las oficinas del Inem tenían pocas o muy pocas posibilidades de encontrar un empleo, porcentaje que repunta hasta el 47,6% en el caso de las mujeres, colectivo que concentra al 60% de los desempleados a nivel nacional.

Por edades, el grado de ocupabilidad es bajo o muy bajo entre el 65% de los desempleados mayores de 45 años, cifra que desciende hasta el 36,8% en la franja de 25 a 45 años y hasta el 35,1% en el caso de los menores de 25 años

Más fácil si...
  • El trabajador no tiene problemas de movilidad geográfica.
  • Cuanto más tiempo lleva el demandante buscando un empleado.