El presidente del Círculo de Trabajadores y Pensionistas Españoles en Gibraltar (Citypeg), Francisco Ponce, ha tildado de "adecuados" los controles que se están realizando en la frontera con Gibraltar por parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, pero entiende que la tasa de descongestión que ha planteado el Gobierno de Mariano Rajoy puede ser "un caos", máxime si se trata de 50 euros, cantidad que se ha barajado en un principio.

En declaraciones a Europa Press, Ponce ha defendido que la frontera con el Peñón "tiene que se controlable", puesto que son "miles" las personas que a diario cruzan este paso "pudiendo llevar en sus vehículos millones de euros, droga o lo que sea".

En este sentido, preguntado sobre la exigencia del secretario general del Partido Popular Europeo (PPE), Antonio López-Istúriz, para que la misión técnica que envíe la Comisión Europea también indague las "sospechas" de contrabando de armas, el representante de Citypeg ha dicho que no le extraña "en absoluto" puesto que, según Ponce, "no ha habido control en la frontera e incluso por barco podrían llegar al puerto gibraltareño".

Entiende Ponce que de cobrarse esa tasa de descongestión en la frontera, el Gobierno de Picardo "la pagaría con nosotros en rebeldía". Al hilo, ha insistido en que en la frontera existe "normalidad" a pesar de los controles, destacando que los trabajadores que acceden diariamente al Peñón "no encuentran nunca colas ni para entrar ni para salir", reiterando que los controles "no tienen que molestar".

Así las cosas, el presidente de Citypeg ha reclamado de nuevo que se preste atención al colectivo de trabajadores y a la "discriminación" que sufren con respecto a los trabajadores gibraltareños con los que, según detalla, ya hay "un clima enrarecido" en las relaciones diarias "porque cada uno defiende lo suyo a su manera", lamentando el "odio y mal rollo que se está creando entre dos pueblos vecinos".

Además, ha defendido a los pescadores algecireños y linenses porque "toda la vida han faenado en la zona" en la que el Ejecutivo de Fabian Picardo lanzó al mar los bloques de hormigón que ahora les impide faenar, lo que, a su entender, "encendió la mecha" de todo el conflicto.

Así las cosas, ha querido lanzar un mensaje al ministro principal gibraltareño que, según ha recordado, "dijo hace poco" que estaba "muy contento" con los trabajadores españoles. "Le digo que nosotros no estamos nada contentos con su política y reclamamos una pensión en las mismas condiciones que el resto de trabajadores", ha dicho.

Cabe recordar que Citypeg es uno de los dos colectivos que representan a los trabajadores españoles en la colonia, junto a Ascteg. Según ha precisado Ponce, son 7.000 trabajadores españoles los que trabajan en el Peñón, aproximadamente 4.000 de ellos con contratos fijos y el resto eventuales.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.