Los sevillanos soportamos en 2006 más calor de lo habitual durante ocho meses (244 días) y, encima, llovió menos. Entre abril y noviembre (casi el 70% del año), las temperaturas máximas estuvieron por encima de la media de los últimos 30 años, según datos de Meteotemp.

Los termómetros marcaron en abril cerca de 24 grados, cuando la media está alrededor de los 23. En mayo, casi 30, en vez de 26. En junio casi 33 (31 es lo habitual) y en julio 38 frente a los 35 de otros años. En agosto, 36 y la media es de 35. En septiembre, 33, uno más de lo normal. En octubre, más de 28, tres más que la media. Y en noviembre 21, un grado de más.

Las previsiones señalan que en 2007, las temperaturas de enero serán similares a las de 2006, no así las de febrero y marzo. Podrían ser uno o dos grados superiores.

Menos lluvia

El año pasado fue más seco de lo normal en Andalucía. En Sevilla se recogió un 15,6% menos de precipitaciones. Lo habitual en los últimos 30 años ha sido que la provincia alcanzara 623,5 l/m2 anuales, pero en 2006 se registraron 526 l/m2. Y eso, a pesar de lo que llovió en noviembre, «atípico» para Meteotemp, aunque no el mes con más lluvias de las últimas décadas.

El anticiclón de las Azores y la borrasca de Islandia son los causantes. Cuanto mayor es la diferencia de presión entre ellos, menos lluvia hay en la Península. Este fenómeno en 2007 no se diferenciará mucho de 2006.

2006, un año muy cálido en España

El año pasado fue extremadamente cálido para el Instituto Nacional de Meteorología (INM). Más, incluso, que 2003. Se registraron 1,34 grados más que la media del último periodo de referencia de la Organización Meteorológica Mundial: de 1961 a 1990. Los meses más calurosos fueron mayo, julio, octubre, noviembre, abril y junio. Mientras, febrero, enero y diciembre fueron los más fríos.