El bajo español Pablo García Ruiz y el italiano Giovanni Romeo interpretarán al personaje de Don Alfonso en 'Cosí fan tutte' de Mozart, obra que será puesta en escena por Ópera de Tenerife a finales del mes de octubre en el Auditorio 'Adán Martín'.

Ambos cantantes formarán parte del elenco que participará en Ópera Estudio, una academia de perfeccionamiento artístico integral que los ha convocado en el Auditorio para preparar dicho título gracias a Ópera de Tenerife, una iniciativa organizada por Cabildo con la colaboración del Gobierno de Canarias y la ATAO.

En esta trama de infidelidades y engaños, Don Alfonso es el verdadero ideólogo y la persona que desafía a los demás personajes a que tiene razón en su planteamiento de que las mujeres son infieles por naturaleza.

Giovanni Romeo afirma que Don Alfonso es "el verdadero vencedor de la obra" y las dos parejas de amantes y la "astuta" Despina no son otra cosa que "marionetas atrapadas en el diabólico y fascinante plan por él tramado".

Pablo García, por su parte, lo define como "un personaje de una edad madura, un señor con mucha experiencia en la vida, un intelectual con un carácter altivo, soberbio y puede que frío y calculador", pero también "un solterón jugador que podría aportar la idea de que es algo mujeriego". "Es un vividor, aunque en él también apreciaría una clase y una elegancia propio de la burguesía europea de finales del siglo XVIII", añade.

Romeo agradece al genio de Da Ponte y Mozart (libretista y compositor) "el espacio y la libertad" que le permite la interpretación del personaje, pero reconoce que también se encontrará con dificultades, como la edad, ya que Don Alfonso es "un hombre mayor con madurez y experiencia de vida", lo que para el cantante es todo un reto al tener tan sólo 24 años.

Por ello explica que tendrá que estar "muy atento" para "no oscurecer ni sobrecargar" el timbre vocal respecto a las necesidades de la partitura, dando "nobleza y elegancia" a la voz para dar "mayor credibilidad" a la figura del filósofo. Por lo que se refiere a la extensión vocal, considera que Don Alfonso "no es un personaje particularmente difícil o virtuoso". "Está muy bien escrito, pero requiere un amplio uso de colores vocales, dinámicas y 'mezze voci' en la zona del pasaje", aclara.

Pablo García lo enfoca desde otra perspectiva: "La aportación será completamente subjetiva, así que tendré que armarme con mis capacidades interpretativas para crear a Don Alfonso desde la irrealidad. Mi aportación musical va a ser de momento algo mayor que la interpretativamente teatral".

Si bien será el director de escena Nicola Berloffa el que finalmente podrá modelar su idea de Don Alfonso, el bajo español lo describe como un personaje que "da la sensación de estar por encima de sus amigas, de sus amigos, pero que encuentra similitud y ayuda en la criada Despina".

Una nueva versión

Nicola Berloffa ha situado la acción de 'Così fan tutte' a finales de los años 50 del pasado siglo, una decisión que, para Pablo García, "encaja a la perfección en este contexto", pues cree que a Mozart le habría "encantado" ver esta nueva versión de la que está "seguro" que van a disfrutar bastante tanto el público como los artistas.

El cantante se muestra a favor de que se versione este tipo de óperas "siempre y cuando sea estético y original y se respete el libreto aunque se cambien algunos detalles de la época neoclásica". Giovanni Romeo, a su vez, la considera una elección "muy inteligente", ya que se trata de dos periodos "absolutamente diferentes y similares entre ellos".

"La fecha de composición de 'Così fan tutte' es 1789, año de la Revolución Francesa y de la afirmación del Tercer Estado con el final de la monarquía, mientras el final del siglo XX marca el cese definitivo de un periodo negro como ha sido el Nazismo y la Segunda Guerra Mundial, con la llegada del boom económico", comenta el cantante italiano.

Ninguno de los dos conoce el Auditorio de Tenerife, aunque ambos coinciden en su belleza y excelente reputación entre sus colegas de profesión. "No se puede no conocer una institución de tal importancia europea y sobre todo internacional", afirma Giovanni.

En lo que coinciden es en la importancia que tiene el proyecto de Ópera Estudio, del que forman parte tras haber participado en unas audiciones que congregaron a casi 150 cantantes de los cinco continentes.

Ambos cantantes opinan que con este proyecto, Ópera de Tenerife "se ha puesto a la vanguardia en España", por lo que consideran que los demás teatros españoles "deberían tomar ejemplo", ya que es "una gran oportunidad" para los jóvenes artistas que se ven "estancados" en esta crisis económica que "está dañando gravemente a la cultura".

"El público va a apreciar la alta calidad de doce jóvenes cantantes, que nada tienen que envidiar a los que llevan más años y experiencia en la profesión", añaden.