Aparcar cerca de Povisa podría ser aún más difícil
Las zonas de aparcamiento de los lados de Regueiro se eliminarían con la humanización. (M. Vila)
¿Qué vamos a hacer con el coche?, ésta debe ser la pregunta que se hacen los vecinos del entorno de Povisa, tras el proyecto de humanización que presentó ayer el Concello y que implica la peatonalización de seis calles de la zona, la reducción de la calzada y la supresión de gran parte de las plazas de aparcamiento.

La alcaldesa, Corina Porro, dijo desconocer cuántas plazas hay ahora mismo allí, pero se mostró segura de que «después de las obras habrá más que en la actualidad». En su opinión, el proyecto de urbanización de Villalaura incluye la creación de un aparcamiento de 500 plazas, de las que un 20% se reservará a los residentes. Pero es que en la zona, según los datos de Porro, viven «unas 12.000 personas».

El objetivo del Concello es peatonalizar las calles Zamora, Salamanca, Sevilla, Valencia, Canarias y Ramón y Cajal, de manera que, por ellas, sólo se permitirá circular con su automóvil a los residentes.

Mientras, Barcelona, Zaragoza, Hispanidade, Tarragona, Baleares y Valle Inclán tendrán tráfico rodado, aunque en algunos casos se reducirá a la mitad el ancho de la calzada y variará el sentido de circulación.

Aceras más anchas

Pese a que una de las prioridades del Concello sea conseguir un tráfico «más fluido» y acabar con la doble fila que suele colapsar estas zonas durante todo el día, la zona podría sufrir una gran transformación.

Las aceras irán de los 3,50 metros de ancho de la calle Barcelona a los 3,75 de Regueiro, se plantarán cerca de 1.000 árboles, se instalarán nuevas papeleras y 500 farolas y se soterrarán hasta 49 contenedores de basura.

Depende de los presupuestos

La humanización se realizaría en dos fases, tardaría catorce meses y costaría casi diez millones de euros. Sin embargo, para llevarse a cabo, el Pleno tiene que aprobar los presupuestos antes. Por esto, la oposición no tardó en reaccionar. La socialista Mª Luisa Graña tildó de «irresponsables» a los dirigentes municipales y, el también socialista Xulio Calviño, dijo que «el proyecto, en los presupuestos, ni siquiera consta con el nombre con el que hoy (por ayer) lo presentaron».