Ni crucifijos ni imágenes santas en las aulas públicas. Sólo pizarras, libros y mapas. Cada vez son más los padres que quieren dejar clara la frontera que hoy separa religión y escuela.

Esta convicción empujó a un grupo de progenitores de la guardería municipal Remedios Montaner, de la localidad valenciana de Alfafar, a pedir al Consistorio, hace un par de años, que retirara una talla de la Virgen de la Inmaculada que hay en un pasillo del centro. El próximo 19 de enero se cumplirán los 15 días que ha dado el Ayuntamiento para que su legítimo dueño la reclame, ya que no saben de quién es.

Pasado ese plazo, la Virgen pasará a ser del Consistorio, que la donará a la iglesia.
La Federación de Asociaciones de Padres de Valencia (FAPA) mostró ayer su satisfacción por esta decisión, ya que «está apoyada por la ley» y «hay muchos creyentes de otras confesiones y no creyentes», dijo su presidenta, Gemma Piqué.

La Conselleria apoya la decisión municipal, mientras el portavoz de la Unión de Comunidades Musulmanas (Ucide), Abdul Rahim Yoghmouv, no la comparte. «Hay que respetarlo, esto es buscar problemas (...) ¿por qué lo hacen», se preguntó. El Arzobispado no quiso pronunciarse sobre este caso.

¿Libertad religiosa o culto oficial? 

El artículo 16 de la Constitución garantiza «la libertad ideológica, religiosa y de culto», pero también deja bien claro que «ninguna confesión tendrá carácter estatal». El choque entre quienes defienden estos símbolos y los que abogan por separar Iglesia y Estado ha provocado quejas de padres por la presencia de crucifijos en colegios públicos, y también por la asignatura de religión en los concertados, según FAPA-Valencia. En la polémica terció, el pasado 10 de diciembre,  el arzobispo de Valencia, Agustín García-Gasco, que definió en su carta pastoral como «laicismo excluyente» estas peticiones.

Dinos ... si hay que quitar los símbolos religiosos de los coles públicos

Cuéntanoslo en...e-mail l nosevendevalencia@20minutos.es

Correo... Colón, 21,  03001, Alicanteo en www.20minutos.es