Garantizar el suministro eléctrico en Valencia es el objetivo que se ha marcado la Delegación de Gobierno. Para conseguirlo, pretende crear un circuito subterráneo, llamado Línea Eléctrica a 220 kV, que unirá la planta eléctrica de la Fuente de San Luis con la de Beniferri atravesando toda la ciudad, algo con lo que el Ayuntamiento no está de acuerdo.

Los motivos son claros: levantamientos de calles y, por lo tanto, atascos asegurados. Las vías que quedarían afectadas por esta propuesta serían desde la avenida Maestro Rodrigo hasta el Bulevar Sur, pasando por el Paseo de la Alameda.

La alternativa del Consistorio contempla la conexión de las dos estaciones por la V-30, «sin perjudicar tanto al ciudadano», en palabras de Francisco Lledó, concejal de Obras Públicas. Sin embargo, esta vía suele congestionarse en horas punta.

El Ayuntamiento de Valencia es el encargado de conceder la autorización para hacer la conexión, o lo que es lo mismo, será él quien dé el visto bueno a unas obras que durarán unos 18 meses y costarán más de trece millones de euros.

El informe de los técnicos municipales es contrario a los planes de la Delegación del Gobierno. Ahora tienen hasta el día veinte para presentar su alternativa. Dicen que es «más barata y corta».

Dinos

... qué trazado te parece mejor

E-mail: nosevendevalencia@20minutos.es

Correo: Xàtiva, 15, 4 A, 46002, Valencia

O en www.20minutos.es

Calles demasiado estrechas

La proposición por parte de la Delegación de Gobierno no tiene en cuenta, según han explicado desde el Ayuntamiento, el trazado del AVE, el puente de Serrería –que aún está por construir– y el futuro tranvía de Nazaret. Añaden a estos inconvenientes la estrechez de algunas calles incluidas en el trazado inicial para conectar la subestación de la Fuente de San Luis con la de Beniferri, como es el caso de Pío V. Dicen que la introducción de unos dispositivos para empalmar los cables que miden 10 metros de ancho sería imposible de compaginar con otros servicios, como el del agua o el gas.