Doñana cumple 44 años de éxitos frente a continuas amenazas

  • La Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad al parque de Doñana en 1980.
  • Este espacio natural, reserva de la biosfera, ha logrado conservar especies amenazadas y emblemáticas como el lince ibérico o el águila imperial.
  • La calidad de las aguas es uno de los riesgos que sufre el Parque Nacional.
Marismas en Doñana de extraordinaria importancia para la cría de aves, refugio del lince ibérico y ecosistemas de dunas y playas.
Marismas en Doñana de extraordinaria importancia para la cría de aves, refugio del lince ibérico y ecosistemas de dunas y playas.
ARCHIVO

El Parque Nacional de Doñana cumple 44 años, un periodo en el que ha ganado prestigio internacional y se ha convertido en un ejemplo de preservación medioambiental, aunque sigue amenazado por acciones y proyectos externos que podrían afectar a su ecosistema.

Atrás quedaron los esfuerzos de aquellos románticos naturalistas que en la década de los 50 del siglo pasado descubrieron todo lo que escondía este paraíso terrenal a partir de su importancia como zona estratégica de las migraciones de aves entre los continentes europeo y africano.

Lograron paralizar proyectos de explotación de la zona que iba a desarrollar el Gobierno franquista y llegaron a convencer al mismísimo Franco de la necesidad de proteger este territorio.

Hoy día, todo el mundo es consciente de su importancia, Doñana, una reserva de la biosfera declarada en 1980 por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, es referente a nivel internacional y son cada vez más los que salen en su defensa frente a las continuas amenazas.

Ese afán de protección se hace patente en las ampliaciones de su superficie, la última de ellas el año pasado, cuando la Unesco aprobó que pasara de 77.260 hectáreas a más de 255.000, lo que permitía cumplir con las directrices del Programa Hombre y Biosfera.

El esfuerzo que en pro de la conservación y preservación de este espacio se ha hecho por parte de las distintas administraciones es reconocido por los grupos conservacionistas que se sienten valedores de la labor que se ha hecho para que Doñana sea hoy lo que es.

En este sentido, el coordinador de la Oficina Técnica de WWF para Doñana, Juanjo Carmona, ha destacado que "lo más positivo de todo este tiempo es que 44 años después se sigue hablando de los valores de Doñana, más allá de la figura importante que la reconoce, que es importante pero no decisiva".

A pesar del paso del tiempo, ha indicado, "sigue siendo un punto caliente de la biodiversidad en Europa". En su interior, se han logrado conservar especies emblemáticas como el lince ibérico o el águila imperial y otras no tan conocidas pero también a punto de desaparecer como la cerceta pardilla o la focha moruna.

Por su parte, el portavoz de Ecologistas en Acción en el Consejo de Participación de Doñana, Juan Romero, considera que en la actualidad Doñana es "un santuario de la vida salvaje muy importante" además del "eje central y la columna vertebral de todo el movimiento ecologista  y las campañas ambientales europeas".

Las amenazas que debe superar Doñana

No obstante, estos dos ecologistas advierten de que existen amenazas que ponen en riesgo la supervivencia de este espacio. Coinciden en apuntar como las más importantes la calidad y cantidad de las aguas que llegan a él, el dragado del Guadalquivir que impulsa el puerto de Sevilla o los proyectos gasísticos para la extracción y almacenamiento subterráneo en el subsuelo de Doñana que plantea Gas Natural.

Consideran que los valores de Doñana están ahora mismo "comprometidos" y que es necesario "aparcar" esos proyectos y dar "una respuesta definitiva" al problema del agua con la aprobación por parte de la Junta de Andalucía del Plan de la Corona Norte Forestal para ordenar los cultivos agrícolas.

A pesar de las continuas amenazas, Doñana tiene 44 años de éxitos que pueden ser muchos más si se sigue apostando por su defensa y preservación para garantizar su futuro.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento