Los ladrones le golperaron al grito de «sucio down, enfermo mental», sin que nadie en el autobús acudiera en su auxilio. El conductor se negó a parar para avisar a la Policía.