La mortalidad de los golpes de calor puede llegar al 70%

  • La deshidratación anula la capacidad de sudar y la temperatura corporal sube.
  • Puede derivar en un fallo orgánico irreversible.
  • Los ancianos son quienes mayor riesgo corren.
  • Se recomienda ingerir menos calorías y beber dos litros de líquido.
Una chica bebe agua mientras pasea por el parque de El Retiro (Madrid) en la jornada previa a la ola de calor que afecta esta semana a España y que registrará su "pico" el viernes. Consulta aquí el tiempo en tu localidad.
Una chica bebe agua mientras pasea por el parque de El Retiro (Madrid) en la jornada previa a la ola de calor que afecta esta semana a España y que registrará su "pico" el viernes. Consulta aquí el tiempo en tu localidad.
J.L. Pino / EFE

La mortalidad a causa de un golpe de calor puede llegar a superar el 70% de todos los casos de afectados por esta dolencia, según informa el Hospital de Bellvitge de Hospitalet de Llobregat, que recomienda adaptar la dieta durante el verano para prevenir la deshidratación y la hipertermia, principalmente entre las personas mayores.

Según un comunicado del Hospital de Bellvitge, con el aumento de las temperaturas los ancianos tienen más riesgo de sufrir un golpe de calor o hipertermia, que se desencadena cuando el organismo no puede responder a las altas temperaturas, lo que puede derivar en un fracaso orgánico irreversible.

"Los síntomas de la hipertermia son varios como dolor de cabeza, sensación de boca seca y pastosa, náuseas, mareos, escalofríos, desorientación, hasta llegar a una posible pérdida de conciencia", según el director del Programa de Geriatría del Hospital de Bellvitge, Francesc Formiga.

Para prevenir esta situación, la recomendación principal es ingerir menos calorías, hacer ágapes más ligeros y beber entre 2 y 2,5 litros de líquido de forma gradual a lo largo del día, sobre todo agua, infusiones y zumos de frutas, aunque no se tenga la sensación de sed, y evitar el consumo de bebidas alcohólicas.

"Cuando la temperatura exterior es muy alta y las pérdidas de líquidos no se reemplazan de forma adecuada, se produce una situación de deshidratación, la tensión arterial baja y aparece sensación de debilidad", apunta el director de Atención Primaria del Delta del Llobregat, Jordi Monedero.

Monedero advierte de que "si esta situación no se corrige a tiempo, se pierde la capacidad de sudoración, la temperatura corporal sube hasta cifras que superan los 40 grados, se entra en hipertermia y, si este proceso continúa, se puede llegar a un fallo de los diferentes órganos".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento