La pareja de una de las personas que falleció en el accidente de tren ocurrido el pasado miércoles en Santiago, María Esperanza Valle Pereira, ha tomado la palabra en el acto civil de homenaje a las víctimas para pedir que se les explique "qué pasó".

"Queremos saber la verdad, que nos digan por qué pasó; pero no buscamos venganza, sino la paz para nosotros y para la memoria de los que se nos han ido", ha sostenido ante cientos de personas que se agolpaban en el cementerio de San Domingos de Bonaval y en torno a la pantalla gigante instalada en el parque que lo rodea, que retransmitía esta ceremonia.

En este escenario, María José Valle ha demandado también a las autoridades que "den algún sentido a todo esto" y, "si es cierto que el accidente se podía haber evitado", intenten que "no se vuelva a repetir". "Nuestro daño ya no tiene reparo, pero se soportará mejor si al menos sirve para que nadie más tenga que verse consumido en la tristeza que nos invade", ha aseverado.

Sin querer erigirse en portavoz ni "hablar en nombre de todos" porque "cada drama personal es diferente", ha relatado con voz entrecortada que su pareja "y las otras 78 personas" que viajaban "dentro de aquel maldito tren se fueron y no se pudieron despedir". "Eso ya nadie lo va a cambiar", ha proseguido, para añadir: "sólo nos queda confiar en que el tiempo alivie el terrible vacío que sentimos e imaginar que su último pensamiento fue para nosotros".

ánimo a los hospitalizados

Otro de los mensajes que ha enviado en su discurso, de apenas cinco minutos, y que fue recibido con un prolongado aplauso de los asistentes, fue para "quienes una semana después aún sufren en el hospital". "Luchad por salir adelante", ha animado, y les ha encomendado la "misión" de "vivir su vida" no sólo por ellos sino también "por los que ya no están".

"Aprovechad la oportunidad que os da el destino y disfrutad de cada instante que os quede por vivir. En vosotros, en nosotros y en quienes de alguna forma habéis estado a nuestro lado seguirá en parte encendida cada una de las 79 luces que el pasado miércoles se apagaron", ha implorado María José Valle, convencida de que "si es así", los fallecidos en el siniestro "descansarán en paz".

"muchas gracias"

Ha proseguido, visiblemente emocionada, pidiendo "comprensión" hacia las víctimas, porque, en muchos casos, son incapaces de "absorber toda la solidaridad, el apoyo y el consuelo" que están recibiendo.

"Nos rebelamos contra la tragedia y no entendemos por qué nos ha tenido que tocar a nosotros. Por qué se han ido los nuestros, precisamente los nuestros", ha enfatizado, aun consciente de que "no hay respuesta" para esas preguntas.

"No vemos la justicia porque ellos ya no van a volver", ha admitido, pero "aún así" no ha dudado en dar "muchas gracias" a "todos" los que colaboraron tras el descarrilamiento del Alvia a su paso por Angrois, una pequeña parroquia rural en las inmediaciones de Santiago.

Precisamente a estos vecinos ha dedicado su primera mención: "más que daros las gracias, os admiramos. Ojalá la vida os pague lo que hicisteis", y ha continuado poniendo en valor el trabajo de los distintos "profesionales y voluntarios" que ofrecieron a los afectados "todo" lo que podían necesitar. "Hablando cuando pedíamos una palabra de ánimo, callando cuando el silencio nos debía acompañar", ha dibujado sus sentimientos.

Igualmente, ha destacado que "no se puede pedir más" a quienes colapsaron los servicios de donación de sangre y ha finalizado agradeciendo también "el llanto desde la distancia y la intimidad" de todas las personas que sintieron el dolor por lo sucedido. "Y a quienes se comprometen a no olvidar jamás", ha concluido María José, antes de proponer "un esfuerzo" por "cumplir el deseo" de quien espera que los allegados de los fallecidos puedan volver a "ser felices".

"andaremos juntos hacia adelante"

"No existen palabras ante vuestro dolor", así ha comenzado su intervención, dirigiéndose a las familias de las víctimas, Xosé Anxo Puga, presidente de la Asociación de Vecinos de Angrois, quien ha puesto únicamente "el silencio" ante el "alma desgarrada" de los familiares de los fallecidos. "Yo no puedo deciros nada que os consuele en estos momentos, a cada uno de vosotros os han arrancado lo que más queríais", ha lamentado.

Sin embargo, Xosé Anxo Puga ha recordado a las víctimas el apoyo del resto de la sociedad, señalando que "cada ser humano, cada gallego, os ama" y ha confiado en que puedan encontrar "algún día la paz interior" en Santiago.

Paralelamente, ha comprometido la colaboración, en lo que necesiten, de los vecinos de Angrois. "En Angrois vereis esa luz, os cogeremos del brazo y despacio, poco a poco, andaremos juntos hacia adelante", ha sentenciado.

En el turno de los vecinos de Angrois también se ha podido escuchar la voz de Isidoro Castaño, quien ha leído un poema de José Ángel Valente, que se iniciaba diciendo "Alejarme solamente fue la manera de quedarme para siempre".

"es posible el entendimiento"

En nombre de los distintos cuerpos de emergencia que participaron en el rescate y atención a las víctimas, ha hablado la psicóloga Ana Martínez, coordinadora del equipo de atención psicológica a las familias. "Vuestro dolor nos ha conducido en nuestra labor", ha reconocido la psicóloga ante las víctimas, a quienes ha dicho que confía en haber sido "de ayuda"

"Habéis conseguido que diésemos lo mejor de nosotros mismos tratando de no añadir más sufrimiento. Esperamos de corazón que fuese así y os pedimos perdón si en algún momento no lo logramos", ha indicado Ana Martínez, quien ha agradecido a "todos los profesionales" su trabajo, esfuerzo, ayuda y cuidado. "Aprendimos entre tanto dolor que es posible el entendimiento", ha señalado.

A los vecinos de Angrois les ha dado las gracias por demostrar que "los héroes existen" y les ha recordado que "los focos pasarán" pero su "bondad" perdurará en la "memoria" de la sociedad.

Finalmente, y antes de leer un poema escrito por una compañera, la psicóloga ha tenido palabras de aliento hacia las familias, a quienes, sin embargo, ha recordado que les "esperan momentos muy duros por vivir". "Nosotros nos retiramos y quedan a vuestro lado la familia y los amigos, sabed que, con su ayuda y apoyo, en algún momento, veréis la luz al final del túnel", ha concluido.

Homenaje civil

A este homenaje que, durante aproximadamente 40 minutos, ciudadanos y autoridades rindieron a las víctimas de la tragedia ferroviaria de Santiago, también se sumaron el gaiteiro Xosé Manuel Budiño y la cantante Uxía Senlle, que tocaron 'Estou vivindo no ceo'.

Además, se procedió a una lectura de los nombres de todos los fallecidos con música de fondo a cargo de la Real Filharmonía de Galicia. Su interpretación de 'Negra sombra' precedió a los discursos de los participantes y el acto se cerró con el Himno Galego tras la lectura de dos poemas de Rosalía de Castro y Uxío Novoneyra.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.