El incendio originado el pasado viernes en el municipio mallorquín de Andratx que se extendió a otros puntos de la Serra de Tramuntana y que, en estos momentos, ya ha sido estabilizado y permanece a la espera de ser controlado, ha afectado a un total de 2.335 hectáreas.

Así ha informado este miércoles el conseller de Medio Ambiente, Agricultura y Territorio, Gabriel Company, quien ha indicado que, si bien el perímetro es de 2.335 hectáreas, en éste hay una serie de zonas que no se han quemado. Además, ha añadido que, puesto que el fuego no ha sido controlado, podría "reprender" en algunos espacios.

Concretamente, se han quemado 2.208 hectáreas de vegetación forestal, entre pinar y matorrales, y 126 hectáreas de vegetación agrícola. El 55 por ciento del total de la superficie calcinada pertenece al Paraje Natural de la Serra de Tramuntana, que se ha visto afectado en un 2 por ciento por este incendio, que se considera el más devastador de Baleares desde que se tiene constancia.

En relación a la polémica surgida por el posible efecto que han tenido los recortes en la evolución de este incendio, el conseller ha hecho hincapié en que los medios que hay actualmente en la extinción de incendios "son los mismos que encontramos". Así, ha indicado que al inicio de la legislatura había 367 personas, y que ahora hay 364 efectivos humanos destinados a la prevención y extinción.

Por su parte, el director de extinción de incendios forestales del Ibanat, Tomeu Llabrés, ha señalado que, puesto que el fuego aún no ha sido controlado, hay medios que trabajan en el lugar "porque en según qué lados el perímetro da muchos problemas" y "se están rematando los perímetros para que no crezca ni un palmo más".

Según ha explicado, la orografía del terreno ha sido uno de los aspectos que ha imposibilitado más la contención y ha provocado que la extinción haya sido tan difícil. En este sentido, ha manifestado que el día el que se originó el incendio se dieron las peores características que puede haber, lo que provocó que ya a las 13.22 horas el incendio ya fuese de nivel 2 y se intuyese "que nos daría muchos problemas".

Llamas de hasta 20

Metros de altura

Sobre el potencial y la virulencia del incendio, ha asegurado que las llamas tenían una altura que en algunos casos llegaba a los 20 metros. "El incendio se produjo en el peor día de todo el verano y en una zona que tenía un gran potencial. Además, el viento cambiante provocó que el incendio también avanzara en diferentes flancos", ha manifestado.

En cuanto a la recuperación de la Serra, Company ha indicado que se repetirá "el guión" del incendio de la Serra de Morna y ha destacado que la máxima prioridad es la garantizar la seguridad de todas las personas.

Así, el plan se centra, en primer lugar, en la retirada de restos quemados para garantizar la seguridad de las personas y los bienes, y en las actuaciones para evitar desprendimientos y prevenir la erosión del suelo y la desertificación. Estas actuaciones se empezarán a llevar a cabo una vez que el incendio esté extinguido.

Regeneración de los habitats

En una segunda fase se procederá a tareas de regeneración de la cubierta vegetal y al restablecimiento de los hábitats de flora y fauna que se han visto afectados. Paralelamente, desde el Govern se reforzarán las campañas de sensibilización y fomento de la cultura del riesgo mediante la adopción de medidas de autoprotección en viviendas situadas en zona de interfase urbanoforestal.

Actualmente, medios terrestres y aéreos de Ibanat continúan trabajando en la zona para apagar varios rebrotes que se han producido este miércoles en el interior del perímetro. Por este motivo el incendio todavía no se puede dar por controlado y continúa estable y en nivel de emergencias 1, tal como se ha decretado a primera hora de la mañana. A lo largo de esta noche, un total de 20 efectivos terrestres quedarán en la zona para seguir enfriando los puntos calientes.

COMISIÓN '

Tots per sa serra'

Por otro lado, se ha explicado la creación de la comisión 'Tots per sa Serra', que coordinará las actuaciones de todas las personas, entidades o instituciones que quieran ayudar, ya sea mediante donaciones o acciones de voluntariado. Actualmente ésta está formada por el Govern, el Consell de Mallorca y los Ayuntamientos afectados.

Esta comisión pretende también canalizar las diferentes iniciativas que han surgido durante los últimos días para ayudar tras el incendio. Además, se ha abierto una cuenta bancaria en la Caixa (2100-8634-21-0200004249) para que las personas o entidades interesadas puedan hacer sus donativos.