El Sindicato de Enfermería Satse ha criticado este miércoles la situación de desbordamiento asistencial y de colapso que padece el Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria de la capital malagueña y en concreto el servicio de Urgencias.

La falta de camas, "una situación que se ha cronificado ya en nuestro hospital, unido al cierre de las unidades de hospitalización que se ha producido este verano y la disminución de contratos de enfermería para cubrir ausencias, ha vuelto a colapsar asistencialmente las urgencias", han señalado desde el sindicato a través de un comunicado.

Así, desde Satse han apuntado que "hay pacientes ingresados, pendientes de que se quede una cama libre en las unidades se hospitalización, que permanecen en urgencias a la espera hasta 48 horas ubicados en dependencias habilitadas para estancias cortas, que no cuentan con el mínimo confort, calidez e intimidad que sí tendrían en cualquier habitación de una planta".

Además, cuando el número de pacientes ingresados repartidos por todo el Área de Urgencias aumenta, "se habilita eventualmente un módulo destinado para los cuidados y vigilancia en la que sólo tienen cabida 10 pacientes, que no cuenta con dotación de personal, por lo que en determinados turnos estos pacientes no tienen asignado a un enfermero responsable de sus cuidados, si no que es el resto de enfermeros de la unidad los que se tienen que hacer cargo de ellos".

Esto, según el sindicato "no garantiza exactitud a la hora de realizar cualquier actividad enfermera, dentro de la excelencia y eficacia que debemos prestar a los pacientes y, en consecuencia, puede acarrear un posible deterioro en la asistencia".

Situación de "descontrol"

En definitiva, este incremento de la demanda asistencial, "de forma descoordinada, desorganizada y ausente de previsión y planificación, genera una situación de descontrol en las tareas a desempeñar por los profesionales, ocasionando riesgo en la seguridad y salud de pacientes y profesionales".

Satse entiende que "es la Dirección Gerencia del centro, como máxima autoridad y máxima responsable del funcionamiento del mismo, la que está permitiendo, actuaciones irresponsables y desorganizadas, que están poniendo en riesgo la salud y seguridad de los usuarios y profesionales del centro, al no tener habilitadas todas las camas existentes y la plantilla adecuada"

En este sentido, han criticado que "se pretende contratar la ridícula cantidad de dos enfermeros, al 75 por ciento y por un periodo de cinco días, para la cobertura de refuerzo del servicio de urgencias, profesionales que con esa discontinuidad, no pueden garantizar la continuidad de cuidados".

"Esta situación, se hace más sostenible, gracias al esfuerzo de los profesionales, que no cesan en prestar su atención a todos y cada uno de los pacientes, con todo su esmero profesional y, como no, con unas grandes dotes de humanidad, en un entorno que se convierte hostil", han concluido desde el sindicato.

Consulta aquí más noticias de Málaga.