Las tres Escuelas de Capacitación Agraria adscritas a la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias han donado 10.921 kilos de frutas y hortalizas a distintas Organizaciones No Gubernamentales (ONG) del archipiélago.

En una nota, la Consejería de Agricultura ha explicado que esta cantidad se corresponde con producciones obtenidas en las escuelas de La Palma, Gran Canaria y Tenerife como resultado de actividades formativas en materia agraria que se desarrollan en estos centros.

En concreto, hasta la finalización del curso lectivo, la Escuela de los Llanos de Aridane donó 5.700 kilos de naranjas, papas, pimientos, pepinos, coles y judías verdes, entre otros productos, dirigidos al Banco de Alimentos, Cruz Roja Española y Cáritas Diocesana.

Por su parte, la Escuela de Arucas, la última en incorporarse a este programa de ayuda social, destinó a estas entidades 834 kilos de alimentos, entre los que se encontraban cebollas, puerros, papayas, zanahorias, pimientos o habichuelas.

A estas cantidades se suman los 4.387 kilos de tomates cherry, aguacates, berenjenas, bubangos, coliflores o ciruelas, cedidos por el centro de Tacoronte, con destino a la Asociación de Vecinos Valle Tabares, la Casas de Acogida Familia Quesada, Madre del Redentor y Jesús de Nazaret, la Cruz Roja y Cáritas.

Las Escuelas están dotadas de medios para acoger a 660 alumnos en los ciclos formativos de Grado Medio y Superior, ofertando en conjunto diez titulaciones en las especialidades de agricultura, ganadería y forestales, así como en actividades agroalimentarias.

Estas también son responsables del desarrollo de cursos dirigidos a la capacitación profesional agraria, tanto para los profesionales del sector en activo que desean mejorar y actualizar sus conocimientos como para aquellos que se incorporen a la actividad.

Durante los últimos cuatro años se han impartido en las Escuelas de Capacitación Agraria, para esta línea de trabajo, 210 cursos, con asistencia de 4.176 agricultores jóvenes que pretenden instalarse o que se han instalado recientemente en el sector, y que han querido ampliar sus conocimientos sobre nuevas técnicas a aplicar en sus cultivos.

Con este programa de capacitación, y junto a líneas de ayudas económicas destinadas a los jóvenes, se pretende potenciar la creación y consolidación de puestos de trabajo, así como la renovación del empresariado, todo ello con el objetivo de contribuir a la modernización de las explotaciones agrarias y de establecer un vehículo de transferencia de avances tecnológicos al sector.