Los centros educativos serán los encargados de fijar el idioma predominante de los grupos de educación infantil en función del resultado de la pregunta "no vinculante" a los padres, el entorno sociolingüístico y la garantía de equilibrio de enseñanza y adquisición de conocimientos en gallego y castellano. Esta decisión se plasmará en una addenda anual al proyecto lingüístico de cada centro.

Así lo ha explicado en rueda de prensa el secretario xeral de Política Lingüística, Valentín García, en la que ha informado sobre una instrucción enviada a los centros para adaptar el decreto 79/2010, del plurilingüismo en la enseñanza, a las sentencias del Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) que han anulado parte de dos artículos de la citada norma.

De este modo, el responsable lingüístico ha explicado que la pregunta a las familias, que se realiza cada año en el momento en que los niños comiencen su primera enseñanza en el sistema educativo, será "no vinculante" aunque "sí importante", dado que el conocimiento de la lengua materna de los alumnos por parte de los centros es un mandato obligado por la Ley de Normalización Lingüística.

La decisión se resolverá en función de otros factores, como la realidad sociolingüística en la que se sitúa el propio centro y la necesidad de garantizar una presencia equilibrada de las dos lenguas cooficiales de Galicia como vehiculares del sistema educativo, además de permitir una adquisición equivalente en ambos idiomas.

El proceso para fijar el idioma se inicia, en primera instancia, desde el equipo directivo del centro que la plasmará en su plan lingüístico, al que añadirán una addenda anual donde reflejarán el idioma de cada grupo en infantil. Este proyecto tendrá que ser aprobado por el Claustro y el Consello escolar del propio centro.

Finalmente, esta addenda se remitirá a la Inspección Educativa, quien será la encargada de verificar que el proceso se ha realizado de una manera correcta.

Uso del idioma en el aula

Sobre ello, García ha insistido en que a pesar de la "lengua predominante" de cada grupo sea castellano o gallego, el objetivo "último" de cada etapa educativa debe ser la adquisición de competencias y presencia "en igualdad" de ambos idiomas.

En relación al párrafo anulado por el TSXG relativo al uso del idioma en el aula, el tribunal había dictado que cada alumno tendrá que emplear la lengua propia de cada materia. "Esto tiene que ser así", ha reconocido Valentín García.

Por ello, los estudiantes tendrán que usar en el aula "con carácter general" la lengua establecida para cada materia y el profesorado buscará que la validación del dominio del idioma "respete las circunstancias personales" de los alumnos y se oriente a una adquisición "en igualdad" de las dos lenguas oficiales.

García ha matizado, aún así, que la evaluación de la materia se realizará teniendo en cuenta los criterios del correspondiente currículo, por lo que "no podrán prevalecer criterios de competencia lingüística del idioma vehicular sobre los conocimientos específicos" en cada asignatura.

"Es de sentido común", ha considerado el responsable de Política Lingüística, quien ha defendido que este argumento está avalado "por muchos criterios pedagógicos".

Proyecto de modificación celga

García ha aprovechado la rueda de prensa para presentar las líneas básicas del proyecto de Orden sobre las validaciones del sistema de certificación de lengua gallega (Celga) adaptado al Marco Europeo Común de Referencia para las Lenguas, actualizando la normativa tras seis años desde su puesta en marcha.

Esta nueva normativa incluirá modificaciones para prestar "especial atención" a aquellas personas que presenten un determinado porcentaje de discapacidad física o psíquica, que podrán acceder a exámenes con condiciones específicas, pero respetando los mismos parámetros de evaluación y exigencia.

Según ha ejemplificado García, sería el caso de una persona que presente un porcentaje elevado de discapacidad auditiva y que podría quedar exento de las pruebas de comprensión oral. Para ello, los interesados en participar en las pruebas con estas nuevas condiciones tendrán que certificar su discapacidad y comunicar el apoyo que necesitarán para la realización de los exámenes en el momento de presentar solicitud para la convocatoria.

Otro de los cambios incluidos será el reconocimiento del nivel Celga correspondiente para aquellos alumnos que cursasen estudios en el exterior en centros con programas educativos homologados con impartición garantizada en lengua gallega. Entre ellos, están aquellos adscritos al Protocolo de Colaboración entre Galicia y Castilla y León en las comarcas de El Bierzo y de Sanabria, junto con los institutos Vicente Cañada Blanch de Londres y Santiago Apóstol de Buenos Aires.

Se trata, según ha destacado Valentín García, de una "vieja reivindicación" de las colectividades gallegas en el exterior y asociaciones de profesores de gallego "desde hace años", y que reforzará la proyección exterior del idioma.

El tercer punto incluido en la Orden adapta las validaciones Celga a la formación plurilingüe del alumnado, de modo que los estudiantes que superen un curso de ESO o de Bachillerato en el extranjero, siempre que este no sea el último de la etapa educativa, podrá solicitar acreditación oficial de los Celga 3 y 4, respectivamente.

Exención de la materia

Finalmente, Valentín García ha informado de una Orden aclaratoria sobre la exención de la materia de lengua gallega, ante la peticiones efectuadas. Así, esta "no varía respecto a la situación anterior", de modo que tendrán derecho de exención de exámenes aquellos alumnos que vengan de fuera pero "no aquellos que se reincorporen" al sistema educativo. Esta exención duraría "un máximo de dos años".

El secretario xeral de Política Lingüística ha destacado que la Xunta cumple "con al más estricta legalidad", garantizando "el equilibrio" entre lenguas y "buscando el consenso" y la "igualdad de oportunidades.

Asimismo, ha avanzado que explicará todas estas modificaciones en sede parlamentaria en una comparecencia ya solicitada y que está prevista para el mes de septiembre.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.