El PSPV-PSOE en el Ayuntamiento de Alicante ha anunciado que estudia solicitar para después del verano un pleno monográfico y extraordinario sobre la implantación de Ikea en la capital alicantina, después de que este miércoles el partido haya retirado una moción de urgencia centrada en el lugar de ubicación de la futura tienda, al entender que necesitaba "más tiempo para hacerla y elaborarla".

Así lo ha explicado en declaraciones a los periodistas el portavoz socialista municipal, Miguel Ull, durante un receso del pleno de la ciudad. La llegada de la multinacional sueca a Alicante quedó incluida en el conocido como Plan Rabasa, el cual fue anulado por varias sentencias del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

"Estamos pensando, a la vuelta de verano, solicitar un pleno extraordinario monográfico para hablar de este tema, porque es importante y afecta a la ciudad y a la provincia, y merece una especial atención, marcando que estamos de acuerdo con la instalación de Ikea en la capital alicantina para beneficio y rearme económico de la ciudad y de la provincia, que buena falta hace", ha resaltado.

Interpelado por la ubicación concreta de la superficie comercial, ha abogado por "el sitio que sea más idóneo y adecuado". "Volveremos a pensar sobre el tema y a la vuelta del verano tendremos los parámetros y criterios más perfilados, discutidos y reflexionados con más tiempo", ha agregado.

Sobre la propuesta retirada, ha insistido en que la formación política entiende que es necesario "más tiempo para hacerla y elaborarla con matices", y ha asegurado que el citado planteamiento "exactamente no" defendía la implantación de la tienda en terrenos de Rabasa.

"Hablábamos de la instalación en el sitio idóneo, en el más adecuado, nos da igual un sitio que otro, pero no apostábamos a que se instalase en Rabasa, no lo decimos taxativamente aunque tampoco lo excluimos", ha agregado al respecto.

Asimismo, ante la posibilidad de que el no presentar esta moción tuviera por objetivo conseguir la conformidad de todos los ediles que conforman el grupo municipal socialista, ha afirmado que "el hecho de que existan diferencias de criterios no quiere decir que el grupo se hunda".

"Son cosas que ocurren en todos los colectivos de ciudadanos y en partidos políticos mucho más, y en el nuestro, que es un partido crítico, es normal que mantengamos diferencias, pero lo importante es que lleguemos a conclusiones y que evidentemente no demos más espectáculos como los del último mes. Esta vez estoy convencido de que no iba a ocurrir lo mismo", ha recalcado, al tiempo que ha negado la intervención del secretario general del PSPV, Ximo Puig.

Declaración de eu

Por su parte, el pleno, con los votos en contra del PP y de UPyD, y la abstención del PSPV, ha rechazado una declaración institucional de EU para instar a la Generalitat valenciana a incluir una serie de condiciones para la llegada de Ikea a la ciudad, entre las que ha hecho referencia a que la multinacional se sitúe fuera de los terrenos de Rabasa ante una posible declaración y tramitación de una Actuación Territorial Estratégica.

En este punto, el portavoz de la formación de izquierdas, Miguel Ángel Pavón, ha considerado que la alcaldesa de la ciudad, Sonia Castedo, debería haberse abstenido por su presunta relación con el empresario Enrique Ortiz, ambos imputados en el caso Brugal, por el supuesto "interés" del segundo en esta actuación.

"No sé por qué dice que me vaya cuando no ha dejado de mirarme en toda su intervención", ha replicado la primera edil a Pavón. Igualmente, en otro momento de la sesión, ha expresado su "estupefacción" ante una pregunta planteada por la concejal del PSPV Loles Fernández sobre las actuaciones urbanísticas que piensa plantear el equipo de Gobierno alicantino respecto al Plan Rabasa tras las anulaciones del TSJCV.

Espadas de damocles

Al respecto, ha recordado que el grupo socialista "aprobó" el mencionado planteamiento junto al PP. "No entiendo absolutamente nada, las directrices que siguen últimamente —dirigiéndose a Fernández— son muy perjudiciales para Alicante y para ustedes, se dejan manejar como marionetas", ha subrayado, de la misma manera que ha hecho referencia a "espadas de Damocles" sobre los concejales socialistas.

Finalmente, Ull ha calificado estas palabras de la regidora de "más o menos inadecuadas o impertinentes", y ha agregado que "espadas de Damocles hay muchas, y ella —Castedo— es la menos adecuada para hablar de eso". "Todos los ediles de la corporación pertenecemos a partidos democráticos e independientemente de que en un momento u otro actuemos de una forma u otra merecemos el respeto de ser concejales", ha enfatizado.

Consulta aquí más noticias de Alicante.