Afirma que las actividades rutinarias de las prospecciones son compatibles con el turismo, la pesca y el tráfico marítimo

La compañía presenta el Estudio de Impacto Ambiental, que se someterá ahora a información pública

Repsol ha afirmado que entre el 70 y el 80% del total de especies que existen en el medio marino de las Islas Canarias se encuentra en el litoral y a una profundidad máxima de 50 metros, "lejos de las ubicaciones de las prospecciones" que la compañía prevé realizar a más de 50 kilómetros de Lanzarote y Fuerteventura durante el segundo semestre de 2014 y el primero de 2015.

Así se desprende del informe de resultados de la campaña ambiental del estudio de fondo marino que la petrolera ha incorporado como anexo al Estudio de Impacto Ambiental (EsIA) de los sondeos exploratorios en las islas.

El documento concluye que el fondo marino en la zona de los sondeos es de una "gran homogeneidad" y consiste en un lecho de fangos batiales, sin grandes desniveles y con ausencia de rocas.

En lo que se refiere a la fauna, el EsIA expone que la diversidad específica presenta valores medio-bajos y bajos en todos los puntos del muestreo. "Es decir, es muy escasa", destacó el informe, donde también se asegura que no se han visualizado arrecifes ni indicios de patrimonio arqueológico subacuático en las zonas analizadas.

La zona de las prospecciones no está en ningún espacio protegido

Además, el área de estudio no se encuentra dentro de ningún espacio protegido y en el entorno inmediato de los sondeos exploratorios no hay hábitats prioritarios, mientras que los lugares de la Red Natura 2000 más cercanos a los sondeos se encuentran a una distancia de 50 kilómetros.

La evaluación ambiental también señala que la sismicidad es poco significativa, ya que, de acuerdo con el mapa de peligrosidad sísmica de España, Canarias se encuentra en la zona de peligrosidad baja.

Aquí, la compañía observó que la catalogación de este riesgo para el archipiélago se sitúa en un rango similar o inferior al que tienen otras zonas petroleras, como Noruega.

La posibilidad de un derrame accidenta es "prácticamente imposible"

"Incluso en el peor de los escenarios analizados, la probabilidad de que se produzca un derrame accidental de hidrocarburos que alcance la costa se considera entre 'absolutamente remota' y 'prácticamente imposible'", aseveró Repsol en un comunicado.

La petrolera indicó que para evitar este tipo de eventos estará alineada con las obligaciones que establece la nueva directiva europea sobre seguridad en las actividades de exploración y producción de hidrocarburos en el mar, a pesar de que todavía no es de obligado cumplimiento porque no ha entrado en vigor.

Con todo, la multinacional española hizo especial hincapié en que el EsIA demuestra que el proyecto no generará ningún efecto visual y que los impactos asociados a las actividades rutinarias de las prospecciones son compatibles con el turismo, la pesca y el tráfico marítimo de la zona, entre otros aspectos.

Más de 100

Expertos participaron en el es

Ia durante 11 MESES

Por su parte, Repsol ha presentado el EsIA de los sondeos exploratorios en Canarias, un documento en el que han participado en los últimos 11 meses más de 100 expertos de la compañía, de consultoras especializadas e instituciones, entre ellas la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

El texto, que consta de más de 1.000 páginas, se someterá a partir de ahora a información pública durante 45 días hábiles [hasta el 25 de septiembre]. Además, la empresa ha invertido casi 4 millones de euros en el estudio y los trabajos complementarios necesarios para conocer con detalle el entorno en el que se realizarán los sondeos exploratorios.

Estos trabajos han consistido, entre otras acciones, en la toma de muestras de agua y sedimentos, su posterior análisis, la captación de imágenes y la obtención de datos de corrientes marinas.

Asimismo, sólo en la campaña ambiental, que se integra en el EsIA, se han invertido 2,2 millones de euros. En estos trabajos se ha contado con los medios científicos y técnicos más avanzados, entre otros, dos barcos —uno de ellos oceanográfico—, un laboratorio y una cámara subacuática que ha registrado imágenes a un máximo de 1.600 metros de profundidad, en una zona apenas explorada desde un punto de vista oceanográfico.

Tras su información pública, el EsIA se completará con las alegaciones presentadas y se elevará al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, encargado de formular la Declaración de Impacto Ambiental.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.