La agrupación local del PSOE de Plasencia (Cáceres) ha quedado constituida este pasado martes, encabezada por el nuevo secretario general David Núñez, en una sesión en la que se constató el rechazo de algunos militantes aceptados en la agrupación y otros históricos a los que no se les permitió el paso a la reunión de constitución y que levantaron acta notarial de lo ocurrido.

El nuevo secretario general del PSOE de Plasencia, David Núñez, es natural de Barrado (Cáceres), padre de familia de 46 años, trabajador por cuenta ajena y afiliado socialista desde 2005. Durante 3 años fue asesor de la consejera socialista Pilar Lucio y director del Observatorio de Empleo del Servicio Extremeño Público de Empleo (Sexpe).

Recibió 55 votos a favor y 4 en blanco, de un total de 68 personas asistentes a la reunión, de un censo total de 110 militantes aceptados en la nueva agrupación socialista, según los datos aportados por la organización.

David Núñez ha reconocido a los medios de comunicación que su paso a la primera línea de la política local fue un paso personal y una petición de las secretarias provincial y regional. "Ha habido un poco de las dos cosas", ha señalado, ya que en el PSOE de Plasencia "hay un grupo de personas que no le importa sumar por Plasencia, por la situación en la que se encuentra en estos momentos".

Sobre la división vivida en la asamblea fundacional, Núñez se ha referido a que "en cualquier familia y en cualquier agrupación o asamblea" debe haber "crítica constructiva", pero "la gente siempre tiene algo que aportar". Esa aportación es la que "se va a buscar ahora" para crear "un proyecto de futuro sobre todo pensando en los ciudadanos de Plasencia" para que sea una aportación "no sólo de la ejecutiva, de la asamblea, sino de la ciudadanía en sí".

De momento el nuevo secretario general no ha expresado si será el candidato o no del PSOE en las próximas elecciones locales, pero sí que quiere trabajar "para sumar" de manera interna.

Sector crítico

Por otro lado, parte de los militantes aceptados en la nueva agrupación local, abandonaban la sala antes de la votación debido a lo que, a través de su portavoz, Alfredo Moreno, han calificado de "una vergüenza".

Según estos afiliados, la convocatoria de este tipo de reunión para constituir la agrupación local placentina "incumple 17 artículos" de los estatutos federales del PSOE, motivo por el que han anunciado "la impugnación" de la misma "ante el comité federal".

Moreno ha expresado que es un proceso "totalmente antidemocrático", ya que los estatutos establecen "una asamblea de constitución que tiene que estar avisada con 10 días de antelación, también tiene que estar expuesto el censo", lo que no se ha producido "en ningún momento" durante la reunión, y porque han dado 15 minutos "para presentar otra lista y ver el censo".

Acta notarial

Además de los 68 militantes aceptados en la nueva agrupación, varios militantes históricos con más de 35 años de afiliación no han podido acceder a la reunión al no encontrarse en la nueva lista de afiliados, pese al pago de las cuotas, según ha manifestado Marcelino Serrano.

En esta situación se encontraba Marcelino Durán, con más de 30 años de militancia en el partido, que ha llamado a un notario para que levantara acta del impedimento de entrada a la reunión.

Marcelino Durán, en conversación con los medios de comunicación, ha expresado que no pidió el reingreso debido a que presentó "una impugnación por la asamblea que se tenía que haber celebrado el 11 de enero" del presente año, que no se celebró "por la disolución no firme" anunciada el día 9 de enero por la prensa, algo que "cercena los derechos fundamentales de los militantes".

De esta manera Durán presentó impugnaciones a la disolución de la agrupación y de la asamblea no celebrada. Unas impugnaciones "enviadas por correo certificado", y que posteriormente se enviaron "más de 40 mails", pero que la comisión de garantías y ética del PSOE "no se han dignado a contestar", cuando sí que han contestado "el defensor del Pueblo" o el "Fiscal General del Estado". Pero el PSOE "no contesta", ha apostillado.

El hecho de levantar el acta notarial es "para tener una prueba" de que ha estado presente y que se le ha impedido la entrada a la reunión "para luego lo que proceda, si es una demanda judicial, por lo civil o por lo penal".

Comienzo del cambio

El secretario general del PSOE de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha lamentado que "no ha sido posible" hacer "una lista de absoluto consenso" y que las reuniones se han desarrollado hasta el lunes 29 de julio de 2013 con el fin de llegar a un acuerdo.

Vara expresaba que la agrupación queda constituida con 110 militantes y que aquellos militantes, en torno a una treintena, que no fueron admitidos por defectos de forma "pueden completarla" a partir "del lunes", así como todos aquellos que quieran ser afiliados al PSOE de Plasencia.

Guillermo Fernández Vara ha asegurado que, con la nueva agrupación local, "comienza el cambio en Plasencia en el PSOE", y para que el partido "hable solo de los problemas de los placentinos" y no de los problemas internos del partido.

Sobre las disensiones dentro de la formación ha destacado que "hay resistencia a los cambios". "Siempre las hay", ha apostillado, al tiempo que ha añadido que le hubiera gustado que hubieran estado "todos", pero que las puertas del PSOE de Plasencia están "a disposición para colaborar y para trabajar".

Una agrupación placentina que nace sin algunas personas que han ocupado cargos orgánicos y públicos por las siglas socialistas, pero que se encuentran en diversos procesos judiciales, debido según Vara a que "las personas que estaban imputadas no lo han solicitado", y que en caso de solicitarlo la decisión corresponderá a la dirección nacional del partido en Ferraz, aunque en su opinión no se debería aceptar su militancia.

En el caso de un militante histórico, exconcejal en el Ayuntamiento de Plasencia, e imputado por el presunto caso de prevaricación en el consistorio placentino, Blas Raimundo, no se le ha aceptado la militancia "porque a las personas de San Gil", una entidad local menor dependiente de Plasencia, pero que "se incorporaron en su día en Plasencia, se les vuelve a plantear que se agrupen en San Gil".

A este respecto el secretario general de los socialistas extremeños ha añadido que no tiene nada en contra de Raimundo, al tiempo que ha valorado positivamente los años de militancia y colaboración del ex edil placentino.

Consulta aquí más noticias de Cáceres.