Protestas en Egipto
Seguidores de los Hermanos Musulmanes participan en una protesta en apoyo al depuesto presidente egipcio Mohamed Mursi. EFE

Las Fuerzas Armadas egipcias dieron este jueves un ultimátum de 48 horas para "unirse a las filas de la patria", en alusión al rechazo islamista al golpe militar, y afirmaron que pasado ese plazo modificarán su lucha contra la violencia.

En un comunicado, denominado "la última oportunidad", el Ejército advirtió de que "inmediatamente después del termino de las manifestaciones de este viernes, cambiará su estrategia en el trato con la violencia".

El jefe del Ejército y ministro de Defensa, general Abdel Fatah al Sisi, ha alentado a manifestarse este viernes para respaldar a las fuerzas armadas y la policía en una "probable lucha contra la violencia y el terrorismo", un llamamiento respaldado por el nuevo Gobierno egipcio. Frente a esta convocatoria, los Hermanos Musulmanes y grupos afines han pedido a sus seguidores que salgan también a la calle para rechazar el golpe militar y exigir la restitución del depuesto presidente Mohamed Morsi.

En el texto "la última oportunidad", las Fuerzas Armadas subrayaron que el terrorismo y la violencia "no coinciden con la naturaleza y la conducta del gran pueblo egipcio". También insistieron en que la "revolución del 30 de junio expresó la voluntad del pueblo y no fue un golpe militar como algunos intentaron hacer creer a Occidente", en referencia a las protestas contra Morsi que pedían elecciones anticipadas. Horas antes, las Fuerzas Armadas egipcias ya habían advertido "contra salirse de la vía pacífica de las manifestaciones y recurrir a la violencia y el terrorismo" en las manifestaciones de este viernes.