Las excusas de la Administración para incumplir con su deber son tan reconfortantes como la ola de frío polar. ¿Por qué no se reúne la concejala de Bienestar Social con los agentes sociales que están parcheando el problema? ¿En qué se traduce la mediación de la alcaldesa en este conflicto entre intereses urbanísticos y políticas sociales? Si quieren saberlo no entren en la página web del Consistorio, porque no hay respuesta alguna y porque pueden encontrarse con esto: «Valencia se convertirá en el referente mundial de las ciudades contra el hambre y la pobreza». ¿Sorprendente? Pues recuerden que si no hay más familias en la calle es porque algunos colectivos suplen con esfuerzo acciones de gobierno irresponsables. Hoy me sumo a ellos y exijo una solución urgente y digna para estos vecinos.