Pamplona ha vivido el día más peligroso hasta ahora de las fiestas de San Fermín. La ganadería de El Pilar ha roto la histórica racha de cinco encierros sin cornadas y ha llenado el parte de heridos. El sexto encierro de los sanfermines 2013 deja tres heridos por asta y otros tres han resultado heridos por traumatismos.

Aunque el primer parte médico hablaba de cuatro corredores corneados, finalmente en el Complejo Hospitalario de Navarra han confirmado que son tres los heridos por asta de toro que han sido hospitalizados.

Los corneados son un estadounidense de 20 años que ha sido herido por asta de toro en el costado, un hombre de Barcelona de 42 años, que ha sufrido dos heridas por asta de toro en el brazo derecho y su pronóstico es menos grave y un joven de Castellón que ha sufrido tres cornadas, dos en la ingle derecha y una en la pierna izquierda.

La ganadería de El Pilar ha roto la racha histórica de cinco encierros sin cornadas

La carrera empezó rápida y con la manada unida. Poco a poco los toros delatenteros empezaron a estirar el grupo hasta que uno de los morlacos se escapó a gran velocidad embistiendo en su carrera a un joven mozo y corneándole en el costado, era el primer herido por asta de la jornada.

Después de esta cogida, el toro se frenó y se fue tranquilizando cuando uno de los cabestros llegó a su altura. La manada, junta de nuevo, continuó el encierro pasando limpiamente la curva de Mercaderes.

La recta de Estafeta protagonizó el momento más peligroso y más dramático del día. Uno de los toros se quedó descolgado tras una caída y comenzó el drama. El morlaco embistió y se ensañó repetidamente con un mozo corneándole sin parar durante más de treinta segundos hasta que finalmente le cogió la pierna levantándolo y tirándolo nuevamente al suelo. El joven, en un intento desesperado por evitar más cornadas, se agarró al asta del toro hasta que otro corredor pudo agarrarle de las piernas y alejarle del animal.

A partir de este momento los corredores intentaron reconducir al toro descolgado hacia la plaza, lo que sucedió de forma lenta y con momentos muy peligrosos.

La ganadería de El Pilar llegaba a las fiestas con el récord de la carrera más corta de los sanfermines y con tan sólo dos heridos por asta en los cuatro encierros que había participado. En esta ocasión han protagonizado el encierro más lento hasta el momento, con una duración de 4 minutos y 57 segundos, y el más peligroso y accidentado dejando tres heridos por asta.



Consulta aquí más noticias de Navarra.